Inicio » Belleza »

Madre e hija se operan para parecerse a Katie Price: Cirugías extremas

Entre ambas han gastado ya casi 100 mil dólares en cirugías plásticas. A los 11 años, la hija ya soñaba con aumentarse el busto. Su madre asegura estar orgullosa.

Guía de: Belleza

Las británicas Georgia Clarke, de 38 años, y Kayla Morris, de 20, son madre e hija. ¿Su sueño compartido? Lucir como la ídola de ambas, la modelo Katie Price. Ok, pero hay más. Kayla dejó la escuela y a los 17 comenzó a trabajar de stripper, además de conseguirse un amante mayor con dinero que le financia las cirugías. Lo mejor de todo: la madre está orgullosa de su hija.

Katie Price

Katie Price (Foto: Agencias)

La dupla confiesa que desean lucir como Barbies y que tienen revistas y libros sobre Katie Price. La británica es su modelo a seguir desde hace años, al punto que Morris, a los 11 años, le dijo a su madre que quería hacerse implantes de senos… lo cual enorgulleció a su madre, quien la animó a que se operara.

parecer-katie-price-4

Georgia Clarke y Kayla Morris antes de la operación. (Foto: dailymail.co.uk)

Por supuesto que cada uno es libre de hacer lo que le plazca con su cuerpo… pero la insólita historia no deja de llamar la atención. Ambas han gastado ya casi 100 mil dólares en cirugías plásticas. Georgia declaró al DailyMail: “Soy muy afortunada al tener una hija como Kayla que paga por mis tratamientos. No me importa que tenga un hombre mayor que le da dinero o que tenga que trabajar como stripper para pagar por nuestras cirugías estéticas porque estamos viviendo un sueño. Realmente está muy orgullosa de ella“.

parecer-katie-price-2

Foto: dailymail.co.uk

parecer-katie-price-3

Foto: dailymail.co.uk

Por su parte, Kayla Morris no tiene problemas en contar como obtienen el dinero para las intervenciones quirúrgicas: “Una noche, trabajando en el club de strippers, empecé a hablar con un tipo casado de más de 50 años, que quería ser mi ‘sugar daddy’ y pagar por mi mantenimiento. Intercambiamos números y hablamos un rato. Le dije de las cirugías que quería y llegamos a un arreglo por el que me pagaría unos 1200 dólares por semana. Estaba emocionada pero también asustada por tener que decirle a mi mamá sobre este hombre mayor adinerado. Pero cuando le conté y le expliqué cómo ese dinero serviría para nuestras cirugías, se puso contenta por mí“.

Madre e hija han transitado verdaderas transformaciones para intentar lucir como Katie Price: cama solar, relleno de labios y mejillas, Botox, maquillaje semipermanente, blanqueamiento dental y extensiones de cabello. Pero van por más. En un futuro cercano planean hacerse cirugía de senos, implantes de glúteos, rinoplastia, carillas dentales y… un rejuvenecimiento vaginal para la mamá Georgia.

Más sobre Belleza

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X