Amanda Seyfried aparece en la portada de Vogue Australia con llamativa foto

La actriz realizó una sesión de fotos distinta que culminó con la portada de febrero de la famosa publicación

Guía de: Celebridades

L5HYZWXARZDE3APRWYXB3ZUEXY

Diez años atrás Amanda Seyfried estaba hasta en la sopa. Ya saben cómo es esto de Hollywood: tiene sus actrices y actores fetiche a quienes toda la industria busca desesperadamente… durante un tiempo. Lo difícil, como en todos lados, no es llegar sino mantenerse.

El tiempo pasó luego de aquellos años de altísimo perfil y pelis por doquier: La chica de la capa roja, Chloe, Mama Mia, cartas para Julieta, Diabólica tentación… hasta llegar a Lovelace. Aquel film sobre la actriz de Garganta profunda supuso un quiebre. Quizá por haber cometido un error de esos que el mundillo del cine no perdona (un desnudo de más, romper el ángel) o tal vez sólo por decisión propia de no ir –salvando las distancias– hacia esa vida, Amanda puso embrague y punto muerto.

Su última década fue mucho más tranquila y pausada. La llegada de los niños la llevó hacia otro estilo de rutina y los días enloquecidos de alfombras rojas y estrenos quedaron muy atrás.

Amanda tiene hoy 35 (¿parecen más?) y acaba de posar para Vogue Australia. La imagen de portada, bastante enigmática, resulta por demás sugerente: Amanda sale a superficie. Es decir: ¿retorna ella a aquella vida más apurada? ¿O sólo emerge para tomar aire y volver a hundirse en la intimidad de su familia? Los próximos meses tendrán la respuesta. Por el momento nos quedamos con la portada de la publicación: distinta, enigmática, con un gesto extraño que da perfecto para la interpretación.

Sin título

Más sobre Celebridades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios