¿Cómo logró Olivia Newton-John mantener el interés y la fidelidad de sus fans luego de “Grease”?

La actriz se fue muchos años después de retirada de la escena y aún así el mundo entero la lloró sin consuelo.

Guía de: Celebridades

olivia-kzXF--984x468@RC

Diarios, canales de tv y portales se conmovieron profundamente días atrás. Falleció Olivia Newton-John. Una mujer de 73 años que llevaba años fuera de las luces encandiladoras de los focos y los estrenos. Esos medios siguieron dato a dato su muerte y más: recordaron su carrera, su hito, reprodujeron las diversas despedidas (algunas realmente impresionantes, como la de su excompañero en el gran éxito de su vida, John Travolta). Pero no fueron solo los medios: los ratings de la pantalla, los views en los portales acompañaron. La gente estaba tan al tanto de Olivia como los profesionales.

¿Por qué tanta conmoción ante una mujer cuyo gran, enorme, gigantesco éxito ocurrió una era atrás, en el lejanísimo 1978? Primero ocurrió, lo habitual. El film Grease tuvo un éxito arrollador, mundial, que catapultó a sus dos protagonistas al estrellato. Hasta aquí, tampoco nada salido de los libretos de Hollywood.

Rumores de un apasionado romance corrieron como reguero de pólvora en aquellos días cuando una foto de ambos besándose en una fiesta pareció confirmar la relación. Y aquí comenzaron los hechos que alzarían a Olivia a su lugar en la historia. Ella, con el bonito John, conformaban esa clase de parejas que gustan a todos, a los jóvenes, a las madres, a las abuelas. Olivia se transformó en un anti sex symbol, esas mujeres que no explotan ese perfil pero son tan queridos (y deseados) que lo ocupan igual. ¿Qué ocurrió con aquel romance? Nunca llegó a ser.

Sin título

La sociología ubicó a la televisión (por extensión del cine) en un lugar sentimental-informativo invasivo. Queremos lo que sale en la pantalla per se. Sus héroes son nuestros héroes. Sus sueños son nuestros sueños. Sus valores son nuestros valores (infinidad de veces no debería ser así, pero lo es). A este fenómeno se lo llama el carácter civilizatorio de la televisión, de la vida de los famosos, todo aquello. Los detractores no fueron tan elegantes con la palabra: caja boba y listo.

Por último ocurrió algo más: en pleno romance con los trabajadores cansados de los 70 y las amas de casa enamorados de las vidas perfectas de los otros (sí: vaya anacronismo, pero ubiquémonos en aquellos años)  llegó el golpe perfecto de la fucking vida: el drama.

En 1992 un cáncer de mama cayó como un baldazo de agua fría para millones de fans: la divina joven, con apenas cuatro décadas de vida, enfrentaba una dura enfermedad. ¿Tiene sentido mencionar el último elemento que hizo de la relación Olivia-grandes masas un amor eterno? Su heroísmo. Olivia batalló treinta años contra el cáncer. Tres larguísimas décadas. Y así alejada hace tanto tiempo de todo, se ganó las palabras de John: “Nos veremos más adelante en la carretera y estaremos juntos de nuevo. Tuyo, desde el primer momento en que te vi y para siempre”. Millones de personas en el planeta pensaron lo mismo al momento saber la misma noticia.

Sin título

Más sobre Celebridades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios