El inolvidable festejo de Nicole Kidman cuando se divorció de Tom Cruise: Sectas, polémicas y una ruptura histórica

La actriz dejó grabada a fuego una imagen que, curiosamente, no perteneció a ningún film.

Guía de: Celebridades

Crease o no, una de las postales más iconográficas de Nicole Kidman no pertenece a ninguna de sus películas. La imagen de Nicole festejando como un gol el dictamen de su divorcio quedó grabada a fuego en las anécdotas de color del mundillo hollywoodense. Literal, ¿eh? Nicole levantó los brazos, pegó un grito de euforia y aquí, en este lado futbolero del planeta, le pusimos sonido y todo, imaginación mediante: Goooooll!

Los paparazzis que captaron el instante pudieron dormir tranquilos: sabían que tenían una toma que sería histórica, tanto que, veintiún años después, seguimos hablando de ella.

nicole-kidman-tom-cruise

Kidman y Tom Cruise se conocieron durante el rodaje de “Días de Trueno”. Él era el galán del momento; ella, una pelirroja increíble. A ese mismo sitio la redujo Cruise al hablar de aquel comienzo, años después, con ella allí presente: “Mi primera reacción al conocer a Nic fue de pura lujuria, algo completamente físico”. Nicole no aportó nada al oír la frase  ni siquiera torció el gesto. De talento e inteligencia ni hablar, ¿no Tom?

La pareja estuvo unida diez años, hasta verse demasiado unidos en el proyecto erótico de “Ojos bien cerrados”. En aquellos interminables cuatrocientos días de rodaje, algo se terminó de romper.

Ojos-Bien-Cerrados

Nicole era más romántica al hablar de la pareja, apenas un año antes del fin: “Nuestro matrimonio tiene nueve años ahora y hemos superado la fecha de los fatídicos siete primeros años. Cuando también eres amado por tus defectos, estás realmente a salvo. No sé qué haría sin Tom. Estamos tan unidos que cada uno termina las frases del otro. Nos entendemos sin hablar”.

Envueltos en la vida celebrity, los deportes extremos y las sospechas de homosexualidad de él, Nicole parecía locamente enamorada: “Soy adicta a Tom. Es mi droga. Lo adoro. Es muy romántico. Me compra flores, me escribe cartas. Le encanta estar casado”. Luego de esta declaración de amor llegó el fatídico film, donde ambos interpretaron una pareja en profunda crisis; los fans vieron allí la ruptura… pero ella lo negó: “Entiendo que eso encaje con la narrativa que el público se ha creado viendo lo que ocurrió después, pero yo definitivamente no lo veo así. En aquel entonces Tom y yo estábamos felizmente casados”.

Otros apuntaron a la cienciología, una secta que “chupó” a Tom. Un dato que puede haber influido: Cruise presentó la petición de divorcio días antes de cumplirse diez años de matrimonio; era el 25 de febrero de 2001 y así se ahorró abonar una cláusula del contrato de boda, que implicaba un pago a Nicole si la pareja accedía a la década de duración.

Los niños quedaron bajo su custodia y crianza. Para los fans, la cienciología alejó a los hijos de la pareja de su madre. Quién sabe. Así llegó el final… y la escena del gol. “Era muy niña cuando me casé”, dijo años después Nicole, restándole importancia. Tom tampoco habló demasiado de aquellos años. Miren qué buen final para el artículo: “Años bien cerrados”. Mejor así, Nicole y Tom continuaron sus vidas sin cuentas pendientes.

nicole-kidman-tom-cruise-divorcio

Más sobre Celebridades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios