Grandes celebridades que murieron en su mejor momento: ¿Cuánto los extrañas?

Muchos de los grandes nombres del arte perdieron la vida en su apogeo, dejando así una imagen vívida y llena de energía

Guía de: Celebridades

Cuando el mundo descubría su genial “Guasón”, el mejor de todos los tiempos, Heath Ledger perdió la vida. Acababa de consumar su mejor actuación tras varias fallidas y alguna que otra premiada. A la anodina “Corazón de caballero” la contradecía su buen rol en “Secreto en la montaña”. Pero el destino fue cruel: le dio la rosa de la genialidad justo antes de quitárselo todo. El 22 de enero de 2008 fue hallado muerto por sobredosis cuando apenas tenía 28 años. Ya sabes lo que diría el rock: deja un cadáver joven… Pero claro, eso lo diría el rock; ve tú a saber qué quería el pobre Heath.

5c8a600c2500000704c8f83c

Eso de paradójico tiene esta vida: muchas estrellas fallecieron en su climax, su mejor momento. En términos mediáticos esto supuso un cimbronazo y noticia para varios días. Pero hay otro lado que causó otro efecto en la cultura: para quienes murieron jóvenes no quedó espacio para la vejez. Es decir: ¿Imaginas a James Dean anciano? Gracias a los efectos digitales podemos hacernos una idea de cómo sería hoy físicamente. Pero no podemos saber cómo lo sentiríamos, qué tan cercano o lejano sería, cuánto habría sido de importante hoy de seguir con vida.

Dean-Rebel-Color

Dean falleció el 30 de septiembre de 1955, a los 24 años, mientras rodaba “Gigante”, que se estrenó tiempo después. Aún su nombre es sinónimo de rebeldía de aquella generación beat, de post guerra y mucha inocencia, anterior a las culturas pesadas que vendrían luego. Pero ¿se entiende la idea? Todos creemos que Lennon sería una suerte de gurú al que accederían jóvenes del planeta entero a escuchar su palabra. Y lo más probable es que fuera un músico más, girando y girando hasta que su cuerpo le de, tal como hace Paul McCartney. Por cierto: ¿entra John en esta lista? Tenía 40 años, ya hacía diez que se habían separado Los Beatles y llevaba más de una década sin parecerse a Jesús…

Lennon Ono

En el deporte también ocurrió. Ayrton Senna, el ídolo mundial del automovilismo brasileño, se mató en la nefasta curva del Tamburello el 1 de mayo de 1994, en Imola, San Marino. Contaba con tres campeonatos mundiales e iba por su cuarto título. Y decir que estaba en su apogeo no es exagerar: de hecho, punteaba cuando su Williams Renault se despistó. Su muerte sí que tuvo un efecto demoledor, al menos en la Fórmula 1: con él terminó la etapa romántica del automovilismo.

Ayrton-Senna-PA

Paul Walker murió en su ley el 30 de noviembre de 2013; se chocó en un auto, olvidando la leyenda que antecede a sus filmes: que las maniobras riesgosas y el manejo temerario no deben practicarse en la vida real. Con el se entristecieron miles de fans, pero su nombre no está asociado a ninguna leyenda cultural que vaya más allá del género. ¿O sí?

Marily Monroemurió en su casa de Brentwood, en Los Ángeles (EE UU), después de ingerir un cóctel de pastillas. Era el 5 de agosto de 1962, ella era la actriz más comentada del momento y su tragedia la reservó como ángel de una época: cuando el año siguiente el presidente Kennedy (otro caso más para este artículo) fue asesinado en Dallas todos supieron que una era terminaba, el fin de aquella inocencia que tras la segunda guerra sugería que el mundo no entraría más en conflictos semejantes.

1060293063

 

Este artículo no culminaría más ¿cierto? ¿Freddie Mercury entraría? Claro, apenas tenía 45 años y acaba de lanzar el enorme “Innuendo”. La música aporta muchos nombres a la lista, por aquello de la leyenda del club de los 27: Amy, Kurt, Jim…. ¿Y Sharon Tate, la esposa de Roman Polanski asesinada en su casa? Y Bruce Lee. ¿Cuáles más recuerdas? El Guía del Canal cierra con una gran comediante: Britanny Murphie. Grandes celebridades que se fueron cuando empezaba lo mejor. Cuánto de ellos nos perdimos por los caprichos de la muerte…

britany-1

Más sobre Celebridades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X