La escena sexual que aún avegüenza a Cameron Díaz: La filmó en sus inicios y arruina su buen humor

La actriz es famosa por su amabilidad... hasta que le recuerdas su única escena en el cine soft.

Guía de: Celebridades

Cameron Díaz es una de las preferidas de los periodistas estadounidenses. Todos lo dicen siempre. O más bien, lo recuerdan. Cameron se encuentra de momento retirada, a la espera de si algún proyecto la hará regresar a los rodajes o no. Pero en la prensa todos saben: poco más divertido que entrevistar a la blonda.

Cameron, oriunda de San Diego, jamás fue una lady. Más bien, la campechana muchacha tiene un humor que suele asociarse injustamente a los hombres. Todos conocen las anécdotas: cada vez que debía dar una entrevista a un periodista joven o debutante, la actriz lo recibía vestida como una reina y, ante la primer pregunta a la espera de la sofisticada y elegante respuesta, soltaba un eructo o alguna otra sonoridad… como para romper el hielo, ¿no? Las carcajadas que siguen al hecho suelen enamorar a los periodistas, ese humor más cercano a “La cosa más dulce” o “Loco por Mary” que a “El descanso”.

unnamed

Pero hay algo que arruina los momentos y, lamentablemente, también suele darse: cada tanto algún desprevenido le recuerda su pasado porno. Ese es el punto débil de Cameron, su kriptonita. La rubia no realizó ninguna carrera sostenida en la industria marginal. Tan solo rodo una larga escena, unos 30 minutos, de una película de softcore. El film se llama “She´s no angel” (Ella no es un ángel) y fue dirigido por John Rutter. El año: 1992.

db868b25e71ebe582251daffb75cebf5

Cameron tenía solo 19 años y aceptó aquel rol en haras de llegar a Hollywood. Una escena de ligero sado que la mostraba con una diminuta malla de látex negro junto a una muchacha afroamericana y un galán fornido. Nada que nunca se haya vuelto a ver unas mil veces en la industria. Alcanzó para amargar a Cameron durante décadas.

Apenas dos años después de rodar el film, la fama mundial y el dinero le llegó a Díaz con el boom de The Mask (1994), donde interpretó a una diva bien sensual. Presurosa, Cameron invirtió sus primeros dólares en comprar masters y derechos de aquella cinta. Sin embargo, internet ya venía a toda prisa y la actriz no pudo evitar que la escena se viralizase. Años, décadas después, la sola mención de aquel rodaje alcanza para arruinar los climas descontracturados y las sonrisas desbordantes de Cameron.

50f30aa08ea62444af74fef83235eceb

The mask (1994)

Una última duda: a una mujer tan campechana como ella, ¿le averguenza haber rodado aquello? ¿o se trata tan solo de una cuestión de cuidado de imagen? Cameron: ya estamos grandes y nadie se ha caído del cielo. Todos tenemos una historia detrás. Si te preguntan por aquella escena, por curiosida o por malicia, miralos en silencio… y lánzales un eructo. En las gasolineras chicos y chicas te lo festejaran y te seguirán amando por ello, como te ama medio planeta por tus deliciosas comedias.

Más sobre Celebridades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios