La esposa del exrey malayo reveló por qué termino aquel amor: Infidelidad imperdonable

La pareja alcanzó las portadas de todo el mundo por su historia de amor efímera.

Guía de: Celebridades

1582557780_377199_1582557975_noticia_normal

El era rey de una nación lejana y ella, modelo rusa desconocida para occidente. Pero a mediados de 2019 se volvieron celebridades mundiales. Sus caras llegaron a hasta la última portada por su romántica historia. Él renunciaba a su corona, ella a su carrera. Y todo por amor. Ahora, ella contó qué fue que sucedió para que aquella historia de amor durara tan poco.

A primera vista, uno podría concluir: Mohamed V se cegó de amor en 2018. Por la jovencita Rihana Oksana, a quien descubrió por la TV, tomaría una decisión que muy pocos compartirían. Abdicó a su trono para vivir su historia de amor. Un romántico. Pero no es oro todo lo que reluce, reza el dicho. Vamos por partes. Todo comenzó en noviembre de 2018, dos días exactos después de la boda.

Fue de película: él se daba un baño y sonó su teléfono móvil. Era un tal Bob, según el identificador de llamadas. “Estaba segura de que era un amigo estadounidense que querría felicitarnos por la boda. Contesté al teléfono y escuché una voz femenina histérica que me gritaba: ¡Soy su esposa. No te atrevas a atender el teléfono de mi esposo!”, contó Oksana a la TV rusa, quien, por supuesto, no sabía que él hubiera estado casado alguna vez.

Todo continuó como de costumbre. El rey salió de la ducha y se fue a hablar a otro cuarto. Cuando regresó intentó explicarse: “Me dijo que era su exesposa, quien no sabía nada de mi existencia, por lo que se mostró muy molesta cuando escuchó mi voz”, concluyó Oksana. La mujer se llama Diana Petra y se había casado con el rey en 2010.

Mira también: Ex Rey de Malasia que abdicó para casarse con modelo rusa se divorcia a menos de un año del matrimonio

Hasta allí, todo resuelto. Pero la fama el escándalo volvió a cernirse sobre la pareja: meses después viejos videos de Oksana teniendo sexo en un reality show salieron a la luz; ella aún no se había volcado al islam y se llamaba Voevodina. El rey no dudó: si la gente no la quería de reina, él abdicaría por amor. Haber tenido relaciones con otra persona antes de casarse no tenía nada de malo. Vaya defensa. Los románticos de todo el mundo se quitaron el sombrero ante el hombre.

En mayo de 2019 nació el hijo de la pareja, pero ya todo marchaba mal. Ella se marchó con el bebé a Rusia y desde allí le reclama al exrey propiedades en Londres y Moscú. La cuota alimenticia supera los 26.000 euros mensuales y lo denuncia en su concurrida red social, de donde no quedan rastros del exrey. Moraleja: quien mal comienza, mal acaba. Si conoces a una mujer que te enamora, no puedes ocultarle que tienes esposa. Y eso vale para un rey, para un artista o un cerrajero. Aquí… y en Malasia.

Sin título

Más sobre Celebridades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X