La increíble historia de Lou Ferrigno: Una incapacidad y una “maldición” al interpretar al Increíble Hulk

El actor vivió años de fama mundial en los 70s, cuando su rol en "El increíble Hulk" lo catapultó al estrellato.

Guía de: Celebridades

El nombre de Lou Ferrigno volvió a la escena gracias a los nuevos tiempos: la plataforma Paramount+ tiene disponible una excelente recreación de las peripecias en torno a la filmación de “El padrino”. Se llama “The offer”, es excelente y los transportará a otros tiempos pasados.

fa0a39f531ed4b2b661fbc1e501444fc

Lou Ferrigno fue uno de los matones de Lenny Montana. Su metro noventa y ocho lo llevó a un rol aún más importante y que lo depositaría para siempre en la historia: ser el increíble Hulk de la serie televisiva en tiempos donde los efectos digitales no existían y las películas de superhéroes escaseaban por una sencilla razón, no se podían hacer.

Los amantes puristas del comic odiaron aquella serie por un motivo: humanizaba, “achicaba”, a un personaje que, en las tiras dibujadas adquiría dimensiones fantásticas al transformarse. En efecto, la serie de Lou lo “achicaba” a Hulk: de tres metros pasaba al 1,98 que una persona real se permitía medir. Los amantes del comics la odiaron, pero los amantes de la buena televisión la amaron. La serie era maravillosamente dramática y melancólica, todo aquello que se perdió en las seres de la era digital y su versión “correcta” del Hulk gigantescamente nuclear.

lou ferrigno hulk

A los 22 años Lou se transformó en el fisicoculturista más joven en ganar el título de Mr. Universo, premio que volvió a ganar años después. Le ganó la pulseada a un aún desconocido Arnold Schwarzenegger para obtener el rol y allí todo fue éxito y popularidad. Pero, una vez famoso, muchos se sorprendían al conocer a Ferrigno: apenas escuchaba. Una infección le quitó el 65% de la audición de niño y Lou se acostumbró a los audífonos cuando estos apenas salían al mercado.

“La mayoría de las personas no entendía qué era ese aparato. Ahí supe que la única persona que me iba a ayudar era yo mismo”, explicó una vez a un entrevistador. Y allí dejó otras revelaciones: “A los 12 años comencé a entrenar. Era tímido, no hablaba mucho, así que pensé que siendo más fuerte podía tener más amigos. Quería ser fuerte, un superhéroe”.

Su padre no confió en él. Creía que la discapacidad le pondría un freno a sus aspiraciones. Pero Lou creció y le demostró que se hallaba equivocado. La serie terminó en 1982 pero tuvo tres películas más, a lo largo de la década. Como suele suceder en estos casos poco a poco su nombre comenzó a perder peso en la industria. Es cierto, Lou era una imagen excelente para hacer de gigantes (también hizo de Hércules) pero no tenía un gran talento actoral. Cuando comenzó a envejecer los proyectos comenzaron a menguar. Cuando quisimos darnos cuenta, nos habíamos olvidado de él. Paramount+ nos lo trajo de regreso. Sólo resta agradecer.

lou-ferrigno-1655120544

Más sobre Celebridades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios