La terrible historia de Grace Kelly, la diva que fue princesa y murió “asesinada” por su hija

Su historia no se olvida: Grace Kelly pasó del estrellato en Hollywood a la realeza y culminó en la peor tragedia.

Guía de: Celebridades

f467e294668c55ee9b5bb149f0762190

La vida de Cenicienta. Pero una Cenicienta de un novelista dark, un relato que culminó de la peor manera. Antes, tuvo todos los condimentos posibles. Por eso décadas después, la historia de Grace Kelly continúa con su efecto magnético, perturbador.

Dijo la historia oficial: el 13 de septiembre de 1982, Grace y su hija Estefanía bajaron en automóvil de Mont Agel. Grace tuvo un infarto al volante, el carro chocó y la princesa Estefanía vio agonizar a su madre, que moría horas después en el hospital de Mónaco. Así narrado parece un informe forense; la vida de Grace fue lo contrario a ello, un cuento de hadas.

En 1948 Grace sonrió al ver el afiche de “Catorce horas”. Su sueño estaba cumplido; a los 21 años el film llevaba su apellido en el cast.  Las cosas mejorarían con el estreno de “Mogambo”, tres años después, Grace llegaba al estrellato, Hollywood se rendía a su belleza y el mundo conocía al que sería uno de los mayores mitos femeninos, apenas unos pasos por debajo de Marilyn.

El Óscar a la mejor interpretación por “The Country girl” pareció marcar un despegue definitivo. Pero no fue así; en pleno estrellato, la popular actriz se retiro de improvisto: en medio del rodaje de “Alta Sociedad”, el Príncipe Rainiero de Mónaco viajó desde Europa a EE.UU. para pedir su mano y dar por terminada la carrera estelar. Grace tenía apenas 26 años.

Te interesará: Así luce hoy Carolina de Mónaco; la mujer más deseada de los 70s

La pareja se casó el 16 de abril de 1956. La boda fue tratada por la prensa como el casamiento del Siglo. Luego llegó el nacimiento de Carolina, Alberto y Estefanía y después, todo cambió de tonos: la etapa feliz de la vida de Grace culminó y dio paso al siguiente capítulo en su historia; recién allí entraba el conflicto.

Grace descubrió que su palacio era una prisión de oro. Rainiero redujo al máximo la exposición de su esposa y prohibió el uso de su imagen; para una diva de Hollywood esto supuso un golpe certero. Pero las revistas del corazón tuvieron como suplir a su oculta estrella: las hijas de Grace crecieron pronto, heredaron su belleza extrema y rechazaron la vida de la torre aislada en lo alto. Ambas fueron muchachas rebeldes en tiempos de destape, jet-set y flamante divorcio. La prensa rosa las siguió a sol y sombra y en 1982 no creyó la historia oficial.

La versión alternativa aseguró que Estefanía conducía el auto la tarde que madre e hija se estrellaron. Estefanía cargó con esa “acusación” toda su vida, la de haber “matado” a su madre. De hecho, ese accidente también culminó una etapa en su propia historia. “Hay mucha presión sobre mí, porque todo el mundo dice que yo conducía el coche, que es mi culpa, que he matado a mi madre…No es fácil cuando tienes que vivir eso con 17 años”, dijo Estefanía en una histórica entrevista en 1988.

¿Saben qué? No. La historia de Grace Kelly no es un cuento de hadas. Más bien se asemeja a esas novelas trasgeneracionales, esa especialidad de Steinbeck. ¿Se asemeja? ¿Por qué este tiempo presente? Porque Carlotta Casiraghi, su nieta, parece su calco perfecto. Grace, Carolina, Estefanía y ahora Carlota tienen un parecido inaudito. Y la novela que iniciara Grace casi un siglo atrás (y eso que no ha sido mencionado su padre humilde que amasó una fortuna en pleno Crack del 29) continúa. En 2017. Continúa.

¿Quièn es quièn? De izquierda a derecha, Grace, Carolina, Estefania y Carlota

¿Quièn es quièn? De izquierda a derecha, Grace, Carolina, Estefania y Carlota

Más sobre Celebridades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X