La tragedia personal que marcó a la Reina Letizia: Su dolorosa historia personal

Diez años atrás, la muerte tocó de modo sorpresivo la puerta de la familia de la Reina Letizia

Guía de: Celebridades

106238_reina-letizia-lloran

El 7 de febrero de 2007, sucedió. Algo que enfermaba por dentro a Érika Ortiz no aguantó más, llegó a la mente de la hermana de Letizia y todo detonó en lo único que no puede componerse. Érika, la hermana menor de quien se convertiría en reina años después, se quitó la vida. Tenía apenas 31 años. Y una hija de seis. El mal que acechaba ganó la batalla: Érika no pudo más y dijo basta.

Todas las tragedias son terriblemente dolorosas. Lo fatal (definitivo) carcome siempre. Pero hay tragedias que tocan los nervios populares. Una muerte que, a través de las noticias, llega a miles de hogares donde no pueden llegar las muertes de personajes anónimos. Aquel 7 de febrero llovió sobre España; las crónicas del momento coinciden con la biografía de la Reina Letizia: la lluvia es una fiel compañera de sus días, los buenos y los terribles.

La hermana de la por entonces princesa de Asturias fue hallado en un piso de Vicálvaro. Letizia había vivido en ese mismo departamento antes de contraer compromiso con Felipe. ¿Qué cruzó por la cabeza de Érika? Imposible saber. Así de inasible es la mente humana.

La hermana menor de Letizia era la más sencilla de las tres hijas del matrimonio entre Jesús Ortiz y Paloma Rocasolano. Con inquietudes artísticas, su andar por la vida llevaba el sello errante distintivo de todo bohemio. Con su buen gusto para las obras y el ojo fallido para los negocios, Érika terminó los estudios trabajando de vendedora ambulante de libros. Ya había conocido al padre de su hija, Antonio Vigo, otro artista, escultor él, quien trabajaba en el servicio de limpieza comunal. Envueltos en esa realidad los encontró la boda entre Letizia con Felipe, en 2004. Érika lució más bella que nunca, radiante.

14861442446128

Érika y el padre de su hija, en la boda real

De la noche a la mañana los paparazzis se encapricharon con seguir a Érika a cielo y sombra. Todo empeoró cuando Antonio aceptó un trabajo en la lejana Uruguay, distancia que separaría a la pareja. En 2005, tras la ruptura, Érika logró entrar a la televisión como productora y allí conoció a Rodolfo García, un iluminador. Todo parecía marchar sobre rieles.

Bajo la lluvia del 7 de febrero fatídico se pudo ver, para los críticos, la última presencia genuina de Letizia. Llorando desconsolada en el cementerio de La Paz, embarazada, publicó un breve agradecimiento por las muestras de efecto, entre recriminaciones familiares que se filtraron a la prensa, aunque nunca se especificaron. ¿Existieron?

Luego de la tragedia, la familia de ambas hermanas desapareció de improvisto de los medios, salvo, claro está, la reina. Para el décimo aniversario del fallecimiento de Érika, la corona no realizó ningún acto oficial en homenaje.

tres-cantos-local-caption-spain-s-crown-princess-letizia-right-accompanied-by-her-husband-crown-prince-felipe-cries-as-she-remembers-her-sister-erika-ortiz-after-attending-her-youngest-sister-s-cremation-at-la-paz-cem

 

 

 

Más sobre Celebridades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X