Inicio » Ciclismo Urbano » Equipo

¿Cómo masificar el uso de la bicicleta en la ciudad?

¿Por qué fracasan los intentos de masificar el uso de la bicicleta si todos concuerdan en sus ventajas y conveniencia? Aquí damos algunas ideas.

Las políticas públicas en Chile han intentado promover el uso de la bicicleta porque es SALUDABLE, o sea, de lo bien que nos hará desde un punto de vista médico y de lo “regio-estupendo” que estaríamos si utilizásemos este vehículo periódicamente. Sin embargo, se olvidan que debido a nuestra idiosincrasia, donde el deporte no es prioridad, todas las campañas terminan siendo solo una buena intención, pero muy poco efectivas.

Si nos fijamos bien, en nuestras ciudades las personas que andan en bicicleta, de forma regular lo hacen por motivos muy distintos a los que estas políticas suponen. La mayoría de estas personas (me incluyo) no vemos a la bicicleta como un aparato para mantenernos en forma. Es un medio de transporte común y corriente como cualquier otro, el cual, si bien es cierto ayuda a mantenernos en buen estado físico, realmente no es un factor muy importante a la hora de decidir montarnos en este vehículo y transportarnos por la ciudad.

Entre lo estético y lo ondero

Uso bicicleta

Foto: Cristian Carvallo

Para muchos la bicicleta es un medio de transporte.

Hace algunos años, profesionales jóvenes de nuestras ciudades, van a sus trabajos en bicicletas. Son estilosas y con algún sello personal para diferenciarse del resto y demostrar así su interés y respeto por el medio ambiente (y por supuesto estar a la moda), convirtiendo este vehículo casi en una prenda de vestir, generando una cultura de la bicicleta desde el punto de vista de la “Estética-Personal”.

Por otro lado ir al trabajo en bicicleta es una costumbre muy común entre trabajadores como obreros de la construcción, panaderos, bodegueros, temporeros y un gran etc. dentro de las zonas más populares de nuestras urbes y el campo. Esto se debe a las condiciones sociales a las que están sujetos: Ahorrarse el dinero del transporte, para aumentar el presupuesto familiar o personal, evitar tacos en las horas punta de cada día, para volver a sus hogares de forma rápida, y en el caso de las zonas más periféricas o el campo, suplir la ausencia de transporte colectivo. En resumen andar en bicicleta nace de la “Necesidad”.

Si analizamos los dos párrafos anteriores veremos que ir al trabajo en bicicleta (en Chile) se debe a 2 factores: la NECESIDAD y la ESTÉTICA PERSONAL. A mi modo de ver estos dos puntos son fundamentales y los que cualquier política pública debería tomar en cuenta a la hora de intentar masificar el uso de la bicicleta.

Las modas son pasajeras, por lo que cuando los jóvenes que van a su trabajo en bicicleta porque es “cool”, se aburran de esto por “X” motivo, simplemente guardarán sus bicicletas y los que la sigan utilizando lo harán solo por un tema de economía y no porque les guste.

De todo lo escrito anteriormente es que me nace la siguiente sugerencia para masificar el uso de la bicicleta en Chile: tomar en cuenta y unificar las dos condiciones: NECESIDAD-ESTETICA sumarlas a lo SALUDABLE y ahí recién habrá un concepto general y atractivo para atraer a más personas a este medio de transporte. ¿A quién no le gustaría ahorrar, estar en onda, poseer un buen estado físico y de pasada colaborar con nuestro medio ambiente?, claro, obviamente nuestras ciudades no ayudan mucho al ciclista, pero eso será tema de otro post.

Más sobre Ciclismo Urbano

Comentarios Deja tu comentario ↓