Inicio » Ciclismo Urbano » Equipo

Alleycat, el desafío a las calles de la ciudad en bicibleta

Algunos realizan estas carreras cuando las avenidas están llenas de automovilistad y las llevan a cabo sin respetar mucho (o nada) las normas del tránsito.

TVN en su noticiario central mostró una nota con la “nueva” tendencia dentro del mundo de lo pedaleros urbanos: Las Carreras Alleycat, que se vienen realizando en las grandes ciudades del mundo de forma masiva desde hace ya 10 años y con casi un lustro dentro de nuestro país.

Las Alleycat (traducción literal: gato callejero) surgen en Toronto, en 1989 y son carreras que organizaban los ciclomensajeros para demostrar sus habilidades para movilizarse en bicicleta dentro de la ciudad. Estas se realizaban normalmente de noche y utilizando el modelo de bicicletas predominante en esa época: Piñón Fijo, también conocido como pedal torpedo. Al ser una carrera, obviamente se debía pedalear de forma rápida y como este tipo de pedal no permite descanso alguno en el constante movimiento, ocurría que los competidores alcanzaban altas velocidades, tanto por obligación (al no poder parar) como por motivación propia (ganar la carrera). O sea, todo lo necesario para disfrutar de una gran carrera.

En la actualidad, al igual como le pasa a una historia real que se transforma en leyenda y luego en mito, el cual sigue cambiando de generación en generación, podemos encontrar que las Alleycat son carreras organizadas para atravesar distancias convenidas por los participantes dentro de la ciudad, las cuales se desarrollan por lo general en avenidas importantes y tienen hasta fechas mundiales celebradas simultáneamente en distintos países conocidas como Global Gutz.

Pero he aquí el punto de la discordia: Algunos realizan estas carreras cuando las avenidas están llenas de automovilistas y las llevan a cabo sin respetar mucho (o nada) las normas del tránsito, en pos del objetivo: terminar el recorrido en el menor tiempo posible, sea como sea, y generar mucha, pero mucha adrenalina.

No pretendo satanizar las Alleycat, pero creo que quienes deciden participar en estas carreras de la forma “arriesgada”, generan o refuerzan un rechazo anti-ciclistas en el subconsciente ciudadano: se asocia a la bicicleta con peligro para el peatón y un estorbo peligroso en las calles para los vehículos motorizados, más que como otro vehículo digno de compartir las vías con todo tipo de medio de transporte… y ustedes,  ¿qué opinan?

Más sobre Ciclismo Urbano

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X