Inicio » Ciencia »

Científicos logran método para reducir el tamaño de objetos a nanoescala

Por el momento se está aplicando en los campos de la óptica y la robótica, pero expertos no ven límites en el uso de esta técnica.

Guía de: Ciencia

En un mundo donde se busca que los aparatos tecnológicos sean cada vez más pequeños, ha surgido un gran suceso que se ha dado a conocer durante los últimos días: un equipo de científicos del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, en sus siglas en inglés) ha logrado desarrollar un método rápido y económico para reducir los objetos a nanoescala.

A este mecanismo lo bautizaron como “proceso de fabricación de implosión” el cual se realiza gracias al uso de poliacrilato, un polímero súper absorbente que generalmente se encuentra en los pañales para bebés.

De acuerdo al documento elaborado por el equipo del MIT y que fue publicado en la revista “Science”, el primer paso de esta técnica consiste en agregar una solución líquida a un pedazo de poliacrilato causando que éste se hinche.

Posteriormente, los científicos usaron láseres para unir moléculas de fluoresceína al poliacrilato utilizando un patrón que ellos mismos determinaron. Esas moléculas actuaron como puntos de anclaje para cualquier material que los investigadores quisieran reducir a nanoescala.

En palabras de Edward Boyden, uno de los autores del estudio: “Usted coloca los anclajes donde quiera, y luego puede adjuntar lo que quiera a los anclajes. Podría ser un punto cuántico, podría ser un trozo de ADN, podría ser una nanopartícula de oro”.

Foto: Así es una estructura compleja antes de encogerse al tamaño nanoescala. /larazon.es

Foto: Así es una estructura compleja antes de encogerse al tamaño nanoescala. /larazon.es

Tras ello, los especialistas extrajeron el líquido del poliacrilato usando un ácido. Eso generó que el material adherido al poliacrilato se redujera de manera uniforme a una milésima fracción de su tamaño original.

Si bien este método podría sonar muy complicado de ejecutar, los especialistas del MIT aseguran que muchos laboratorios de biología y ciencias de los materiales ya cuentan con el equipo necesario para reducir objetos a nanoescala por su propia cuenta.

Respecto de lo que se podría reducir, los autores de este método de implosión están explorando su uso en los campos de la óptica y de la robótica, aunque aseguran que no ven límites para las posibles aplicaciones de esta técnica.

“Hay todo tipo de cosas que puedes hacer con esto. La democratización de la nanofabricación podría abrir fronteras que aún no podemos imaginar”, destacó Boyden a la revista Science.

Más sobre Ciencia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios