Inicio » Cine » Equipo

“Cuestión de Tiempo”, la comedia romántica de fin de año

Protagonizada por Rachel McAdams y Domhnall Gleeson llega "Cuestión de Tiempo", lo nuevo del director y guionista Richard Curtis.

Escrita y dirigida por Richard Curtis, el mismo responsable de cintas como “Nothing Hill” y “Pirate Radio”, “Cuestión de Tiempo” (About Time) nos presenta la vida de una familia en la cual los hombres pueden viajar en el tiempo. Tal como suena, pero no todo es tan simple y color de rosa, los viajes son limitados a situaciones personales y el nacimiento de un hijo pone fin al viaje al pasado.

Al ver el tráiler uno asume que esta será una película más de Rachel McAdams (Mary); dedicada amante, esposa y madre ideal. Craso error, la película es sobre Tim (un notable Domhnall Gleeson) y su familia; el amor incondicional, la figura paterna y materna, la hermana especial y el Tío Desmond. La riqueza del relato parte en el deseo de conocer el amor ideal, pero finaliza y crece en el núcleo familiar.

Curtis tiene recorrido y este tipo de cintas son su fuerte. Se suma el hecho que el formato es una “sandía calada” que se potencia con actores que calzan en los estereotipos, McAdams y Bill Nighy (padre de Tim) son ícono de aquello.

Sin ser una película agotadora (aún considerando que dura 2 horas), esta es de aquellas cintas que hay que ver con tiempo y paciencia, muchos detalles se pueden escapar y es en ellos donde reside la riqueza y moralejas. Como comentario al margen: interesante es revisar un discurso de la periodista Mary Theresa Schmich, ganadora del Pulitzer, que en tramos se transforma en la vértebra del discurso de los personajes. “No te preocupes por el futuro. O preocúpate sabiendo que preocuparse es tan efectivo como tratar de resolver una ecuación de álgebra masticando chicle”.

“Cuestión de Tiempo” tiene pocos contras, uno de ellos es el simple hecho de ver a Rachel McAdams nuevamente con un esposo que puede viajar en el tiempo. Recordemos la -tibia- “The Time Traveler’s Wife” donde compartió con Eric Bana, trágica de principio a fin y llena de inconsistencias en tramos. Abrazado a ello, y siendo imposible evitar la comparación, “Cuestión de Tiempo” sale victoriosa y resulta ser un producto mucho mejor, que incluso para algunos ameritará repetición. Aplauso aparte para el OST, lleno de intérpretes europeos y que destaca con éxitos de ayer y hoy.

En fin, una comedia romántica muy recomendable, que no necesariamente se debe ir a ver acompañado; aunque esto signifique salir algo embobado queriendo encontrar un amor tan idealizado (como el que nos muestra el cine en general).

Más sobre Cine

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X