Inicio » Cine »

El fantasma en el set de “Tres hombres y un bebé”: La verdad detrás del mito

Tras el estreno de la película en 1987, creció una leyenda que aseguraba que en una escena aparecía el fantasma de un niño.

Guía de: Cine

“Tres hombres y un bebé” se estrenó en 1987, con un presupuesto de unos 15 millones de dólares. La comedia que cuenta la historia de tres solteros que deben hacerse cargo de un bebé estuvo protagonizada por Tom Selleck, Steve Guttenberg y Ted Danson.

La película logró posicionarse entre las más vistas de aquel año, pero no fue solo por la gracia de sus protagonistas. Hubo otro elemento que impactó en los espectadores.

Tiempo atrás, cuando Netflix no existía y había que ir hasta el videoclub para ver una película en casa, “Tres hombres y un bebé” tuvo un tremendo éxito como película de alquiler. La gente la rentaba para rebobinar el VHS e intentar ver con sus propios ojos esa leyenda que se había creado sobre la película: la aparición de un supuesto fantasma en una de las escenas.

tres-hombres-y-un-bebe-fantasma

El supuesto fantasma en “Tres hombres y un bebé”

Mientras el personaje de Ted Danson pasea junto a su madre y el bebé por su departamento, en una ventana, como escondida detrás de una cortina, se ve una figura humana que aparente ser un niño. La cosa es que en la película no participó ningún niño, además del bebé del título, claro.

Aquí puedes ver la denominada “escena del fantasma”:

 

Muchos mitos surgieron a raíz de esta escena. El que más fuerza tomó con el paso de los años fue el que afirmaba que un niño se había suicidado en la casa donde se había rodado la película, aunque lo cierto es que la cinta se rodó en un set de filmación donde no murió ningún niño.

Hoy, tres décadas más tarde, la actriz Margaret Colin, quien interpretó a Rebecca en la película, brindó una entrevista a Entertainment Weekly y habló de la famosa leyenda urbana, dando crédito a las explicaciones racionales que habían surgido para tratar de explicar el extraño fenómeno.

“No era un fantasma. Era un afiche con la cara del personaje de Ted Danson usando esmoquin”. Fin del mito y adiós a especulaciones sobrenaturales. Como Danson interpreta a un actor egocéntrico que trabaja en comerciales, suele ensayar en su habitación y por eso tenía una figura de cartón suya tamaño real en la habitación.

La actriz aseguró que este mito hizo que los productores ganaran mucho dinero, pues los espectadores rentaban el VHS de “Tres hombres y un bebé” para ver la misteriosa escena.

Más sobre Cine

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X