Inicio » Cine »

Entrevista a Javiera Contador y Diego Rougier, a días de estrenar “Alma” en Argentina

La actriz y el director nos contaron detalles de "Alma", cómo es trabajar en pareja y cuáles son sus próximos proyectos.

Guía de: Cine

Luego de ser la segunda película chilena más vista de 2015, “Alma” se estrenará en Argentina a mediados de junio. Guioteca entrevistó al director Diego Rougier y la actriz Javiera Contador para hablar de sus expectativas, cómo fue el proceso creativo y cuáles son sus próximos proyectos laborales.

Javiera Contador y Diego Rougier

- La participación del elenco de “Casados con hijos” seguramente tuvo que ver en el éxito de “Alma” en Chile. ¿Por qué otros motivos creen que la gente recibió tan bien la película?

Diego Rougier: Creo que influyeron varias cosas. Tuvo un elenco reconocido y muy querido, pero por otro lado, se trata de una comedia súper familiar, muy apta para un amplio público, con un humor muy sano que logró enganchar. En general, las comedias que se hacen en Chile tienden a un público muy infantil, en cambio, esto es humor sobre una pareja de 40 años que están juntos hace mucho tiempo, y toca unos tópicos que, si bien en el cine argentino hay hartas comedias de ese tipo, no así en Chile. Entonces para aquí, fue bastante original.

Javiera Contador: Estuvimos hace poco en el Festival de Chicago y a los gringos les fascinó la película, se reían muchísimo. Pensamos que las comedias funcionan mucho por la identificación, el lenguaje y a veces son muy localistas. Teníamos un poco de temor, sobre todo con público acostumbrado a las comedias, como es el público norteamericano, y les gustó muchísimo. De hecho fue de las películas que la gente más pedía. Fue una prueba de fuego que nos hizo dar cuenta que la película funciona en otros lugares.

DR: También presentamos “Alma” en el Festival de Guadalajara y gustó mucho. Vamos a estrenarla en México y eso es súper bueno porque cuesta mucho estrenar en un mercado así. Algo tiene, porque fuera de Chile al elenco no lo conocen, así como en Chile nadie sabía quién era Nicolás Cabré y sin embargo la película funciona igual. Igualmente soy consciente de que en Argentina no va a ser un gran fenómeno, como “Me casé con un boludo” (NR: película argentina que ya lleva dos millones de espectadores), porque no tiene la misma campaña, nosotros vamos con un lanzamiento muy modesto. Pero me encanta que se vea en Argentina, para mí que soy argentino, es un orgullo.

Javiera Contador y Diego Rougier

Bastiana Films

- Alma es un personaje muy gracioso, pero que a la vez tiene un trastorno bipolar. ¿Cómo trabajaron eso para encontrar el tono adecuado?

JC: Desde el guion lo trabajamos bastante. Siempre quisimos que fuera lo suficientemente loca para que fuera divertida, pero no tanto para que el público también empatizara. Ellos son una pareja que se separa, entonces pensamos: cómo hacemos para que el público empatice con Fernando y entienda que esta mujer está muy loca y no entiende que él se quiera separar, pero, al mismo tiempo, que sea suficientemente adorable y querible como para que uno quiera que se queden juntos. Y en eso estuvo sobre todo Diego con Rodrigo Vergara Tampe (coguionista de “Alma”) trabajando mucho. Y luego nosotros, desde la actuación, buscando el equilibrio.

DR: Nos tomamos más de un año para encontrarle el tono preciso al guion, pero siempre fue escrito pensando en Javiera como la actriz. Ella tiene un manejo de la comedia muy bonito, sutil. Tiene algo que solo con ella lo podíamos lograr.

- ¿Es cierto que los actores hicieron terapia de pareja como si fueran los personajes para prepararse? ¿Cómo fue esa experiencia?

DR: Si, hablamos con una terapeuta y concurrimos a terapia de pareja, sabiendo que eran personajes, y fue muy divertido porque eran una pareja que se estaba separando y cada uno criticaba al otro. Ellos improvisaban y sucedieron situaciones muy entretenidas. Incluso algunas cosas que surgieron allí quedaron en la película.

- ¿Cómo surgió la idea de convocar a Nicolás Cabré?

DR: Cuando estaba escribiendo pensé en casi todos los actores que están en la película. Yo sabía dos cosas: que la película tenía que terminar en otra ciudad y que tenía muchas ganas de volver a filmar en Buenos Aires. Y Nico es un actor con el que siempre había querido trabajar. Lo encuentro talentoso, súper cristalino para la comedia, su actuación es muy natural. Teníamos un personaje que era un chico joven, apuesto… y calzaba perfecto. Lo llamamos, le mandé el guion, después me justé con él y estuvo todo perfecto. Tiene sencillez y muy buena onda para trabajar.

Javiera Contador y Diego Rougier

Bastiana Films

- ¿Con qué otro actor o actriz argentina les gustaría trabajar alguna vez?

DR: ¡Todos!

JC: Yo soy fanática de Diego Peretti. El Puma Goity me encanta también, lo he visto mucho en teatro y me gusta su humor, lo encuentro muy divertido.

DR: A mí me gustan Valeria Bertuccelli, Mercedes Morán, Oscar Martínez, obviamente Ricardo Darín y el Puma Goity. Yo trabajé con Goity cuando dirigí en Argentina la serie “Costumbres argentinas” y “Los Roldán”.

- ¿Cómo influye el hecho se de ser pareja a la hora de trabajar juntos?

JC: Nos gusta mucho trabajar juntos. Tenemos una compañía de teatro, una productora y varios proyectos. Nos complementamos muy bien, lo pasamos bien trabajando juntos, quizás porque nos conocimos más grandes. Incluso a nuestros proyectos llevamos a los niños. Cuando terminé de rodar “Alma” tenía seis meses de embarazo. La bebita que sale en la película es nuestra pequeña. Es muy entretenida esta aventura de ser pareja y tener además otros hijos que son proyectos artísticos. Nos complementamos muy bien.

- Diego, tu primera película, “Sal”, fue un western; “Alma” es una comedia romántica. Son dos géneros muy distintos. ¿Qué género o camino te gustaría transitar en el futuro?

DR: Uno es contador de historias. Empecé escribiendo cuentos, después pasé a la radio, estuve en Much Music Argentina durante diez años haciendo videoclips, donde uno cuenta una pequeña historia en pocos minutos. Después pasé a la tele, luego cortos, series, largometrajes. Nos dijeron que hagamos “Alma 2”, pero no es la historia quiero contar. No me ato a un género. Con “Sal” ganamos el Festival de Óperas Primas en Nueva York y nos entregó el premio Martin Scorsese. Nos invitaron a una charla en la que Scorsese nos dijo una cosa: “lo importante es tener una historia que contar”. Si te quedas con la forma, no llegas a nada. Igual, me siento muy cómodo en la comedia y adoro el western. Lo que estoy escribiendo ahora es sobre algo que sucede en Buenos Aires, una película totalmente argentina sobre unos hombres de la tercera edad, con algo de humor pero es una crítica social bien fuerte. No sé si terminará siendo comedia o drama, no parto pensando en el género. Pero terror no creo que haga.

- Javiera, tú has hecho de todo también. ¿Qué desafío te gustaría emprender en los próximos años?

JC: Me gustaría mucho hacer más cine. Hacer una película de época, que acá es carísimo, me encantaría algo tipo “Relaciones peligrosas”. Me gustaría poder internacionalizar la carrera, poder hacer cosas en otros lados. Me encantaría tener un show propio en televisión. Ahora estoy preparando un unipersonal que es un desafío nuevo en teatro. Por suerte me quedan todavía muchas cosas por hacer.

- La dupla de Javiera y Fernando Larraín funciona muy bien. ¿Seguirán trabajando juntos?

DR: Tenemos tres obras de teatro con el equipo de “Casados con hijos” y seguimos haciendo cosas juntos. En algún momento podríamos hacer una serie. Uno de los proyectos que tengo es repetir la dupla, no en la película sobre los viejitos porque no me dan la edad. Pero cosas juntos vamos a seguir haciendo siempre.

Javiera Contador y Diego Rougier

Bastiana Films

- “Alma” pronto se estrena en Argentina. ¿Por qué el público argentino no debería perdérsela?

JC: “Alma” presenta una forma diferente de ver las relaciones, con humor. Siempre está bueno reírnos de nosotros mismos, de nuestros defectos. Las historias convencionales parten de gente que recién se conoce, en cambio aquí ellos se conocen hace 20 años, se están separando. Lo más bonito y lo más gracioso es que todos somos un poco Alma. La gente me comenta: “Me siento Alma”, porque todos tenemos un poco esa cosa desquiciada, solo que algunos la controlamos más. Pero todos quisiéramos ser Alma también. Para mí eso ha sido buenísimo: la gente se ha reído pero también ha salido conversando sobre la película, reevaluando sus propias historias, su vida en pareja. Si una película hace eso, creo que es buena. Se van a divertir pero van a quedar también con una nueva mirada sobre ciertas cosas del amor.

DR: Yo me propuse dos desafíos cuando empezamos a trabajar el guión. Una comedia romántica siempre es “chico conoce chica” y los problemas que hay para que puedan estar juntos. Nuestra idea fue romper eso. Aquí se están separando, entonces era un desafío bien difícil el tema de ver qué los une y qué los separa. Porque razones para separarse hay miles, pero para volver a estar juntos son más complicadas de encontrar.  La otra meta que teníamos era que no haya malos. No hay un villano, un contrincante, sino que son todos muy imperfectos. Ella es bipolar, el personaje de Fernando tiene también un montón de cosas, y lo mismo los que secundan, pero todos están en busca del amor. Una persona puede ser bipolar pero ¿qué le pasa a la que está al lado? La pareja de una persona bipolar sabe que no se va a curar nunca, sabe que a lo sumo, se puede controlar y hay que bancarse eso muchos años. ¿El amor alcanza? De eso habla “Alma”: personajes imperfectos en busca de la felicidad.

Más sobre Cine

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X