Inicio » Cine » Equipo

Lo que nos deja el estreno de “Star Wars: El Despertar de la Fuerza”

Este artículo está libre de spoilers, pero el tema está tan sensible en el ambiente que cualquier crítica o alabanza es tomada como "filtración".

La nueva entrega del universo Star Wars se ubica espacialmente 30 años tras los hechos ocurridos en el Episodio VI. El imperio fue destruido y en su lugar, desde sus cenizas, se alza la “Primera Orden”, enemigo de la aún existente rebelión hoy apoyada por una débil república. Nuestros protagonistas se verán sumergidos en una búsqueda que tiene como fin derrotar a los nuevos representantes del lado oscuro.

Hay que poner algunas cosas en contexto antes de poder comentar una película que generó tan altas espectativas. El director J.J. Abrams fue explícito y siempre aspiró a hacer un justo homenaje y lograr un producto a la altura de la primera trilogía de los años 80; logro desbloqueado. Esta cinta es una obra creada por fans y para fans, los márgenes de error eran limitados a las escapadas creativas de la dirección, que cabe destacar y recordar, contaba con participación de guionistas y actores de la saga original; todo bien hasta aquí.

El desafío mayor estaba en los nuevos personajes y actores, que serán al final los encargados de seguir este universo en los próximos episodios VIII y IX. El legado estaba, no se cuidó ni pisoteó en el pasado (paradójicamente por los mismos creadores), hoy de la mano de J.J. Abrams. Se rescataron todos los recursos que alguna vez enamoraron a los fanáticos hace 30 años. Todo en su justa medida y aprendiendo de los errores de entregas anteriores; los veteranos haciendo la posta, guiños al pasado sin caer en la autoreferencia y un alejamiento del uso excesivo de efectos especiales (valorar el regreso de los Stormtrooper’s de carne y hueso, los entornos naturales reales y escenarios maquetas escala real).

El material está y es muy bueno (aplauso aparte a Daisy Ridley y Adam Driver). Los nuevos tomaron la herencia, la respetan y usan con sabiduría; el nuevo desafío será que los próximos episodios sean iguales o mejores a lo que ya tenemos y que el universo paralelo/complementario que se iniciará con “Star Wars: Rogue One”, haga justicia a esos vacíos del pasado y que, en vez de destruir la obra, solo la enriquezcan.

Como todo en la vida, “del dicho al hecho hay mucho trecho” y este pequeño espacio para el error tenía a todos apanicados, más con el siempre presente fantasma del olvidable “Episodio I”. Ya con los paños fríos sobre los ojos y el corazón, podemos decir que “Star Wars: El Despertar de la Fuerza” es lo que el mundo quería ver y acá no solo hablo de la fanaticada, también del público “de a pie”, ese que vio las 6 películas en maratón para poder acompañar al amigo o novia; o el 1% de la población que jamás ha visto ni sabe algo de este universo. La película encantará a todos, no es perfecta, no nos engañemos, pero sus errores son bien ocultados y matizados tal como pasó alguna vez con el Episodio IV (antes de todas sus re-ediciones claro está).

Larga espera, que llegó a su fin y a buen puerto. Gracias J.J. Abrams.

Más sobre Cine

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X