Inicio » Cine »

Marilyn Monroe: a 90 años de su nacimiento, un repaso por sus escenas inolvidables

Después de Marilyn, no hubo otra igual. Mito y leyenda, la rubia más famosa de la historia cantó, bailó y actuó, cautivando con un estilo único.

Guía de: Cine

Hace 90 años, un 1° de junio de 1926 nacía Norma Jeane Mortenson, quien quedaría en la historia del cine como la inigualable Marilyn Monroe.

Enigmática, tenía un carisma que conquistaba la pantalla, mezcla de inocencia con desbordante sensualidad. Tras su temprana muerte a los 36 años, ninguna actriz ha vuelto a tener tal influencia en la cultura pop. Tuvo amantes y maridos, escenas memorables en ficción y un deseo de Feliz Cumpleaños que la entrelazó con la política ante los ojos del mundo.

Sobran adjetivos para definirla, pero ninguno alcanza. Una cosa es segura: no habrá otra igual. Para recordarla, te proponemos un recorrido por sus escenas inolvidables.

La comezón del séptimo año (1955)

Si hay una escena, es esta. El vestido blanco, el viento del metro por debajo… picardía y glamour como nunca se han combinado. Memorable película del gran Billy Wilder que filmó aquí la escena de su vida (o al menos, la más popular).

 

Los caballeros las prefieren rubias (1953)

Y si hay un segundo puesto, no puede ser otro que este. La película dirigida por otro enorme realizador, Howard Hawks, es un musical cuya trama quedó en segundo plano cuando Marilyn le explicó al público por qué los diamantes son los mejores amigos de una chica. Hasta la mismísima Madonna recreó este cuadro musical en su video de “Material Girl”. Y aunque las partes más agudas de la canción fueron dobladas, poco importa, ¿verdad?

 

El príncipe y la corista (1957)

Laurence Olivier dirigió, produjo y actuó en esta película basada en una obra teatral. Él era el actor serio de teatro; ella, la estrella de cine de moda. Ambos querían un poco del otro, pero la relación durante el rodaje no pudo ser peor. El resultado, eso sí, fue una recordada escena de Marilyn cantando y bailando. Adorable.

 

Una Eva y dos Adanes (1959)

De la mano de Billy Wilder otra vez y acompañada por los legendarios Tony Curtis y Jack Lemmon, Marilyn filmó una de sus películas más famosas y la que le dio su único premio importante de la industria: el Globo de Oro a la Mejor Actriz. Sí, porque la muchacha también podía actuar. Aquí canta “I wanna be love by you”, rogando amor… eso que buscó toda su vida.

 

Something’s got to give (1962)

Esta película quedó inconclusa por el fallecimiento de Marilyn. Acompañada por Dean Martin, la actriz filmó “la escena de la piscina”, donde aún en sus últimos días, siguió demostrando por qué aún hoy se la recuerda. No solo fueron su silueta y su innegable belleza, sino no sé qué con el que se nace y que hipnotizó a generaciones.

 

Happy Birthday Mr. President

Para finalizar, este último video de 1962 que no tiene nada de ficción, pero bien podría alimentar la pluma de un novelista. Marilyn cantándole al presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, por su cumpleaños. Romance no comprobado pero que se ha mantenido como un secreto a voces.

 

Película recomendada: “Mi semana con Marilyn” (2011) es una excelente cinta biográfica que intenta develar los misterios de Marilyn durante la filmación de “El príncipe y la corista”, con la impecable actuación de Michelle Williams en la piel de la diva, Kenneth Branagh como Laurence Olivier y Eddie Redmayne como el asistente personal del director. Imperdible.

Más sobre Cine

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X