Inicio » Cine » Equipo

Prometeus: No es Alien, aunque lo parezca

Riddley Scott luego de años vuelve a dirigir en el género que lo consagró como un imperdible.

Muchos estaban esperando el regreso de Riddley Scott al género que lo vió transformarse en un Director influyente. Tras “Alien el octavo pasajero” (1979) y “Blade Runner” (1982), Scott volvió a la cúspide con “Gladiador” el 2000 y siguió navegando en la cintas de acción/históricas con más éxitos que fracasos, lo último fue su no tan buena versión de “Robin Hood” con Russell Crowe nuevamente de protagonista. Para “Prometeo” la vara era alta, autoimpuesta claramente, pero el peso de la experiencia causa efecto y se transforma en aquellas cintas de ciencia ficción que hay que ver (independiente si  ha visto Alien).

Foto: 20th Century Fox

“Prometeo” nos situa en un época antes de la 1º Alien, donde, tras interpretar unos mapas estelares pertenecientes a culturas ancestrales de la tierra, una empresa privada financia el viaje de un equipo de exploradores que tendrán como misión principal descubrir la clave sobre el origen de la humanidad. Claramente este viaje los llevará a un lugar oscuro, lleno de misterios y donde serán acosados por un raza que busca destruir a los humanos.

¿Nada nuevo bajo el sol?, puede ser, pero acá es donde comienza lo rescatable y las grandes diferencias con otros proyectos del género. Escenarios increíbles (James Cameron toma nota), que nos recuerdan a “Alien”, coronados de actuaciones impecables entre las que destacan la de los protagonistas Michael Fassbender, que interpreta al humanoide David (muy al estilo del Teniente Data del mundo Startrek); Noomi Rapace, quien luego de la saga “Millenium” destaca y se hace respetar, acá da vida a la científica Elizabeth Shaw; y Charlize Theron, que encarna a Meredith Vickers, la dueña de la nave Prometheus.

Los puntos bajos son para por la musicalización, elemento que se quedo chico y cuando digo chico me refiero a que le faltó una mayor trabajo y extensión. Lo segundo quizás va por la trama (trabajada por Damon Lindelof, guionista de “Lost”), que deja varios cabos sueltos -y la puerta abierta a una segunda parte- perjudicando la integridad y lógica de la cinta a veces, aún considerando que estamos hablando de una película de ciencia ficción, género que da espacio a estas licencias. Todos estos son quizás detalles en el macro, pero validamente exigibles más aún a alguien como Riddley Scott. Si no fuera por aquellos detalles estaríamos hablando de una pieza de culto y/o obra maestra.

Aún así la cinta cumple con lo esperado, asusta, intriga, asfixia, desespera en partes y tiene el sello Scott, que por más que quiera ser copiado jamás será igualado. Un regreso no perfecto ni en gloria y majestad, pero respetable en su máxima expresión, además de aplaudible y valorable de buena manera.

Más sobre Cine

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X