Cinco tipos de jefes tóxicos: Aprende cómo identificarlos

Enumeramos cinco tipos de jefes que tienen actitudes equivocadas y que pueden corregirse mediante un proceso de coaching.

Guía de: Coaching

Existen actitudes equivocadas que se pueden corregir a nivel personal pero para ello, cualquier persona debe de tomar conciencia de cuáles son sus limitaciones para poder superarlas. Un proceso de coaching puede ser una excelente herramienta de ayuda para lograr metas personales. En el plano de la empresa, existen jefes que adoptan actitudes tóxicas, es decir, actitudes que lejos de reforzar el talento de sus trabajadores influyen de forma negativa en la motivación de los empleados.

En Guioteca enumeramos cinco tipos de jefes que tienen actitudes equivocadas y que pueden corregirse mediante un proceso de coaching y toma de conciencia:

Foto: Internet

1. El jefe egocéntrico es aquel que tiene una perspectiva equivocada de cuál es su función y que tiene un concepto erróneo de autoridad. Películas como La Proposión protagonizada por Sandra Bullock o El diablo viste de Prada protagonizada por Meryl Streep muestran en la ficción el ejemplo de dos jefas con exceso de ego que tienen poca empatía con los empleados.

2. El jefe veleta es aquel que tiene constantes cambios de humor y que resulta imprevisible en sus actitudes. Como consecuencia de estos cambios frecuentes de humor también tiende a cambiar de opinión con frecuencia en algunas de sus decisiones.

3. El jefe incompetente es aquel que no está preparado para asumir la función que desempeña, sin embargo, no hace autocrítica y se considera en posesión de la verdad porque tiene una imagen poco objetiva de sí mismo.

4. Existe otra actitud tóxica que pueden asumir algunos jefes, por ejemplo, utilizar el miedo como forma de autoridad creando una gran distancia interpersonal con los empleados. Esta actittud de distancia dificulta la comunicación interpersonal en la empresa.

5. Otra actitud equivocada en el contexto empresarial es la del jefe que culpa de sus propios errores a terceros y no se hace responsable de sus fallos.

Un buen jefe es un buen líder que tiene unas buenas herramientas de comunicación para dirigir a un equipo de trabajo hacia una meta. Cualquier jefe debe apostar por la formación constante porque el proceso de aprendizaje es interminable a lo largo de la vida. Un buen jefe puede ser además un buen mentor para los empleados.

Más sobre Coaching

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X