¿Cómo aprender a vivir sin que el orgullo nos bloquee?

Te damos las claves para controlar este sentimiento de orgullo y entender que no eres el centro del mundo.

Guía de: Coaching

orgulloso

Foto: Internet

El orgullo crea muros entre las personas porque el “yo” puede volverse caprichoso y vanidoso cuando una persona solo piensa en sí misma. A partir de esta actitud surge la soledad, el miedo y la tristeza. En Guioteca te damos las claves para controlar este sentimiento de orgullo y entender que no eres el centro del mundo:

  1. En primer lugar, relativiza tus propios pensamientos porque no existe un único punto de vista sobre una situación. Si te quedas encerrado en lo que tú opinas, entonces, te pierdes mucha información para analizar con objetividad un hecho.
  2. El orgullo no te conduce a ningún fin positivo, por tanto, piensa que lo que de verdad importa en la familia es el bien común.
  3. Cuando estés a punto de tirar por la borda una relación solo por el hecho de dejarte llevar por el orgullo, tómate unos minutos para recordar los momentos felices que has pasado junto a esa persona.
  4. Es un aprendizaje de humildad reconocer que te has equivocado. No existe nadie que sea perfecto y tú tampoco lo eres.
  5. El orgullo también se educa. Por tanto, aprende de tu experiencia y de tus errores para aprender a gestionar de una forma más constructiva conflictos interpersonales. Potencia la comunicación para llegar a acuerdos y comprender a otra persona.
  6. Después de una discusión de pareja o con un amigo, toma la iniciativa de hacer las paces. No quedes siempre a la espera de que sea el otro quien lo haga.
  7. Cambia el orgullo por la autoestima de quererte más a ti mismo y tener relaciones personales sanas.

Más sobre Coaching

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X