¿Cómo diferenciar la tristeza de la depresión?

La depresión interfiere de forma negativa en la vida profesional y social del afectado. Es como si la vida tuviese otro color, un tono más gris.

Guía de: Coaching

Cómo diferenciar la tristeza de la depresión

En el contexto coloquial, se confunde de manera frecuente el sentimiento de la tristeza con el hecho de estar deprimido, como si ambos conceptos fuesen sinónimos. La tristeza es un sentimiento totalmente natural, una forma de expresión emocional que responde a un estado de ánimo interno provocado por una causa específica. Por ejemplo, la muerte de un ser querido.

Por el contrario, la depresión puede responder al agravamiento de la tristeza cuando el paciente siente que este sentimiento le impide continuar con las tareas de su propia vida. Una persona que está triste continúa con su ritmo de vida habitual, aunque tenga un estado de ánimo bajo. Sin embargo, la depresión muestra un peso anímico que causa pereza, apatía, angustia, tristeza y malestar. El enfermo de depresión deja de disfrutar con actividades que antes le gustaban.

El enfermo de depresión no identifica con precisión qué es aquello que le ocurre, más bien, la tristeza se ha convertido en una especie de burbuja envolvente que parece invadir cada rincón del alma. Una persona puede estar triste y observar el futuro con optimismo. Por el contrario, un enfermo de depresión contempla el mañana con desesperanza y tiende a evadirse del hoy por estar muy centrado en el pasado o en el futuro.

Una persona enferma de depresión se siente desbordada fácilmente por circunstancias del día a día. El inicio de un nuevo día se presenta como una angustia infinita. De hecho, uno de los síntomas de depresión es dormir en exceso. La persona deprimida experimenta una profunda sensación de desarraigo, se siente sola. La depresión requiere de tratamiento médico especializado y diagnóstico clínico. La ayuda de los amigos no es suficiente en estos casos para encontrar consuelo como sí ocurre, por el contrario, en la tristeza.

La depresión interfiere de forma negativa en la vida profesional y social del afectado. Es como si la vida tuviese otro color, un tono más gris. El afectado termina cada jornada agotado del propio cansancio que le produce cargar sobre sus espaldas con el peso de esa angustia tan dolorosa marcada por pensamientos negativos constantes. La depresión suele venir acompañada del sentimiento de culpa. Y también, de una alteración en elementos básicos como el apetito. El enfermo de depresión tiene dificultades para encontrar momentos de placer en su vida.

Más sobre Coaching

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X