¿Cómo no sentirte culpable si eres despedido de tu trabajo?

Un proceso de coaching puede ayudarte a elaborar un plan de acción para mejorar tu presente y conocerte mejor a ti mismo.

Guía de: Coaching

Existe un sentimiento frecuente cuando una persona es despedida. La fase de la culpa es posible y muestra el deseo humano de conocer la causa concreta de una situación. Sin embargo, el sentimiento de culpa en una situación así además de ser irracional es un lastre que se convierte en un peso que te hace sufrir.

Ante la noticia incómoda de un despido laboral, la persona tiene que cuidar todavía más de sí misma, pensar en positivo, tratarse con cariño y cerrar esta etapa de la vida laboral para poder pasar página cuanto antes e iniciar el proceso de búsqueda activa de empleo.

despedido trabajo

Imagen: Aetos

Para ello, en una situación así, es importante transformar la culpa en gratitud. Es decir, cierra ese capítulo de tu vida dando las gracias a la vida por todo lo que te ha aportado ese empleo, lo que has aprendido en esos años y las buenas personas que has conocido.

Por otra parte, no personalices la situación ya que son muchas las personas que han afrontado un despido en algún momento de su vida. Hablar con alguien que ha pasado por ello, te ayudará a comprenderte a ti mismo y a tener esperanza.

Antes de iniciar tu búsqueda activa de empleo, date dos semanas para descansar, cuidar de ti, hacer planes que te gusten, quedar con tus amigos, salir a pasear… El descanso es el premio que puedes darte a ti mismo por el esfuerzo realizado en este tiempo.

Un proceso de coaching puede ayudarte a elaborar un plan de acción para mejorar tu presente y conocerte mejor a ti mismo. Si llega un momento en que la culpa te bloquea, también puedes hacer una terapia psicológica.

Más sobre Coaching

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X