¿Cómo recuperar la autoestima después de un desengaño amoroso?

Existe un vínculo que debes alimentar siempre y que no tienes que dejar en un segundo plano.

Guía de: Coaching

Uno de los efectos indirectos de un desamor puede ser la pérdida de autoestima de aquel que siente que su valor es menor por el simple hecho de que una historia de amor con otra persona se ha roto o ni siquiera, ha comenzado. Existe un vínculo que debes alimentar siempre y que no tienes que dejar en un segundo plano. Es el amor que tienes hacia ti mismo.

autoestima desengaño

Foto: Alfredo Cáceres

Por tanto, en Guioteca te damos las claves para cultivar tu autoestima:

  1. En primer lugar, es fundamental que marques toda la distancia que necesites con la otra persona porque lo que necesitas es olvidarle, apartarle de tu mundo y de tu  vida. Puede que en algún momento te sientas preparado para retomar el contacto pero ahora mismo, no tienes que pensar en eso.
  2. Haz que tu vida sea bella en los pequeños detalles. En una fase de desamor es cuando tienes que cuidar de verdad de ti, por tanto, cuida tu alimentación, prepara una receta especial para ti, descansa durante más tiempo, échate la siesta, tómate la vida con calma…
  3. Apaga el teléfono móvil si lo único que haces es mirarlo para ver si te ha escrito o te ha llamado. Desconecta de las tecnologías para centrarte en ti.
  4. Recuerda que aunque a día de hoy te parezca imposible olvidarte de otra persona, tú puedes lograrlo porque además de tu fuerza de voluntad, el tiempo es tu gran aliado. Que a día de hoy no hayas logrado algo difícil, eso no significa que sea imposible de alcanzar, mañana es un día nuevo que tienes por delante.
  5. Lee libros de superación personal que pueden darte la fuerza que necesitas para superar tu tristeza.
  6. Arréglate físicamente para gustarte a ti mismo y sentirte bien en tu propia piel. No hagas las cosas pensando en gustar a otra persona sino que tienes que sentirte satisfecho contigo mismo.
  7. Llora cuando lo necesites porque las lágrimas limpian las heridas.

Más sobre Coaching

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X