Diez rasgos de una persona tóxica: ¿Cómo reconocerla?

Los rasgos que definitivamente permiten detectar a una persona tóxica.

Guía de: Coaching

persona tóxica

Foto: siquia.com

Existen rasgos tóxicos que cualquier persona ha podido tener y lo importante es identificarlos para poder cambiarlos gracias a la infinita capacidad de superación personal que existe en el corazón humano:
1.      En primer lugar, una persona que habla en exceso de sí misma y se olvida del otro muestra exceso de ego.

2.      Otra actitud tóxica es la queja constante de quienes tienen un discurso pesimista y negativo. Existen personas que siempre ven el vaso medio vacío y hacen un drama de situaciones cotidianas.

3.      Asumir el rol de víctima con mucha facilidad. Es una forma de querer ser el centro del mundo y de llamar la atención de los demás.

4.      Algunas personas creen que el mundo está en su contra, pero no analizan qué es lo que pueden estar haciendo mal en su comportamiento. Es decir, tener capacidad de autocrítica es el primer paso para cambiar.

5.      La envidia, los celos y la soberbia son como vampiros emocionales que roban la energía de los demás.

6.      Las personas que viven algún tipo de actitud tóxica no son felices porque su modo de pensar les impide vivir en calma y en armonía con el entorno. Sin embargo, conviene destacar, que cualquier persona tiene todos los recursos necesarios para modificar ciertas actitudes y tener más felicidad.

7.      Una persona que sufre la actitud tóxica de la envidia no se alegra con las alegrías del amigo porque, a nivel interno, vive pendiente de su propia carencia.

8.      Una persona que tiene la actitud tóxica del exceso de soberbia es aquella que ejerce el rol de autoridad constante, te corrige incluso cuando no tiene que hacerlo y se comporta como si estuviera en posesión de la verdad. Además, no se permite aprender de los demás y se siente incómoda cuando le llevan la contraria.

9.      Una persona que tiene actitudes que no le dejan ser feliz termina agotada por sus propios pensamientos negativos que se vuelven un disco repetitivo. Una actitud tóxica es la de responsabilizar a los demás de asuntos propios.

10.  Las personas que tienen actitudes tóxicas sufren mucho pero con frecuencia, no demuestran su malestar porque no reconocen sus propios errores. De esta forma, se ponen a la defensiva en las relaciones personales. El primer paso para poder avanzar y pedir ayuda es detectar un área de mejora.

Todo ser humano es digno de amor, respeto y apoyo. Las actitudes que causan infelicidad se pueden corregir y superar gracias a la fuerza de voluntad, al deseo de ser feliz y a la capacidad de cambio que existe en el interior de cada ser que es único e irrepetible. Todo ser humano tiene un valor inmenso lleno de fortalezas y debilidades.  Por tanto, anímate a conquistar tu felicidad.

Más sobre Coaching

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X