Los riesgos de la Ley de la Atracción: Importancia de no alimentar frustraciones

Hacer de la ley de la atracción un valor absoluto puede llevar a confusión y a error a tantas personas que piensen que por el simple hecho de creer que algo se puede hacer realidad.

Guía de: Coaching

Existen expertos que defienden la ley de la atracción como una postura de vida positiva en tanto que la visualización te conduce en la dirección correcta hacia tus metas. Esto es lo que defiende uno de los libros más vendidos: El Secreto. El mensaje promovido por la ley de la atracción, en sí mismo es positivo puesto que la idea es aprender a ser optimista. Y esta actitud ante la vida, en sí misma es muy gratificante: mejora la calidad de vida, el estado de ánimo y las ganas de vivir el presente.

Ley atracción

Foto: Alfredo Cáceres

Sin embargo, hacer de la ley de la atracción un valor absoluto puede llevar a confusión y a error a tantas personas que piensen que por el simple hecho de creer que algo se puede hacer realidad, llegará en algún momento a ser real.

Conviene asumir la realidad de la vida: en el destino existen tristezas imprevisibles, sucesos fatales, momentos trágicos… Y la llegada de estos instantes no tiene nada que ver con la ley de la atracción. Si creemos al pie de la letra en que realmente, cada persona atrae a su vida aquello que piensa, entonces, ya se habría descubierto el secreto infalible del éxito y de la felicidad.

Pero además, es mejor no asumir con un sentimiento de culpa una situación de tristeza porque existen muchos ámbitos de la vida que trascienden a la voluntad humana. Lo que sí está en tu mano es jugar con las cartas que tienes sobre la mesa la mejor partida posible.

La ley de la atracción en sí misma es positiva, pero está claro que conviene entender su mensaje dentro de unos límites para evitar frustraciones innecesarias.

Más sobre Coaching

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X