Siete rasgos de las personas adictas al drama: ¿Cómo reconocerlos?

Dedican más tiempo a las quejas que a valorar todo lo bueno que hay en su vida. Dejan que una queja eclipse todo lo positivo.

Guía de: Coaching

 

Siete rasgos de las personas adictas al drama

La actitud que una persona adopta ante la vida es uno de los factores más importantes de la felicidad. Algunas personas parecen adictas al drama y al pesimismo. ¿Qué rasgos identifican el rol del dramatismo y que pueden ayudarte a identificar actitudes que conviene corregir y cambiar?

1. Dedican más tiempo a las quejas que a valorar todo lo bueno que hay en su vida. Dejan que una queja eclipse todo lo positivo. Siempre observan el vaso medio lleno y no aprecian los pequeños detalles de la rutina cotidiana.

2. Responsabilizan a los demás de algunas de sus frustraciones, buscan culpables evitando hacerse responsables de sus propias decisiones.

3. Son personas que viven centradas en exceso en la perspectiva del “yo”. Tienen dificultades para escuchar a los demás ante su gran necesidad de atención.

4. Visualizan el futuro de un modo negativo, viven con una especie de miedo al fracaso crónico, que se convierte en la excusa perfecta para no dar el primer paso

5. Escapan del presente, por recordar en exceso el pasado. Quedan atrapadas en nostalgias que les llevan a la confusión de creer que cualquier tiempo pasado fue mejor.

6. Viven las relaciones personales en un plano de desigualdad: esperan más recibir que dar.

7. Creen que los sueños están hechos para los demás pero en cambio, creen que la suerte no está de su lado. Observan la felicidad en los demás como si se tratara de un escaparate que muestra una imagen envidiable. Sin embargo, consideran que esta felicidad es lejana y distante, poco probable  de experimentar en primera persona cuando se trata de hacer sueños realidad.

Más sobre Coaching

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X