Inicio » Colo Colo » Equipo

¿Qué pasó con la cantera de Colo Colo?

Si un joven nacido en casa exhibe condiciones, y aparece algún otro club con interés en él, lo más atractivo para los dirigentes será venderlo al mayor precio que se pueda negociar.

Este año, Colo-Colo cuenta con más canteranos en su plantel que el alicaído 2011; aún así, ninguno cuenta con el rótulo de titular indiscutido (aunque con el sistema de Basay, no es de extrañarse). Repasemos, está Bruno Romo, a quien a mi juicio no le han dado el tiraje suficiente, Luis Mena, quien es considerado por Basay solo para las emergencias, Gonzalo Fierro, el cual, desde su regreso de Brasil, no ha podido convencer al DT, y Rafael Caroca, uno de los que más se ha afirmado en el último tiempo y el de juego más regular.

A comienzos del año 2011, Hernán Levy, señalaba que “queremos desarrollar el trabajo de la cantera de Colo-Colo y nos gustaría sacar muchos jugadores de ahí. Para eso hay una reestructuración no sólo en el papel sino que también en los nombres. Esos nombres se están estudiando, lo está venido la gerencia de fútbol del club”.

Cantera Colo Colo

Foto: El Mercurio

A Bruno Romo no le han dado el tiraje suficiente.

Si bien ha pasado solo un año de aquellas declaraciones, la verdad es que, a raíz de lo que se ve, y de lo que se vislumbra a futuro, todo hace suponer que no existe realmente un genuino interés en potenciar las inferiores de Colo-Colo.

¿Por qué razón ocurre esto? Simple, la dirigencia de Blanco y Negro está conformada por un selecto grupo de hombres de negocios, los cuales, acostumbrados a administrar sus empresas rigiéndose por las leyes de la oferta y la demanda, intentando generar ingresos al menor costo posible (axioma básico de la economía ligado a la eficiencia), siempre esperarán obtener las mayores utilidades al menor costo, lo que en sí no tiene nada de malo.

Pero siguiendo esa lógica, ¿qué sentido tiene para una persona, acostumbrada a recibir utilidades al corto plazo en los distintos rubros en los que participa (a través de acciones), apostar recursos por niños o jóvenes, para que recién comiencen a generar ingresos en un plazo no menor a cinco años? La impaciencia es parte de su ADN (después de todo, lo que buscan es recuperar sus inversiones).

El negocio a corto plazo

Si un joven nacido en casa exhibe condiciones, y aparece algún otro club con interés en él, lo más atractivo para los dirigentes será venderlo al mayor precio que se pueda negociar, en lugar de esperar 3 años o más, invirtiendo en su formación, para que el día de mañana rinda en el club que lo vio nacer.

Cito el caso de Diego Rubio, quien alcanzó a jugar media temporada en Colo-Colo para luego ser vendido al fútbol portugués, ¿estaba listo Diego Rubio para partir? Es decir, cuando los jugadores formados en casa están alcanzando un nivel por sobre la media, la urgencia por venderlos se ha vuelto tan grande, que el provecho que se puede obtener del jugador en el primer equipo es nulo, muy escaso o demasiado breve. Por más que digan que no, tratan el tema como un gasto y no una inversión.

En los últimos días, Blanco y Negro anunció que duplicaría sus inversiones en juveniles, además de la implantación de toda una nueva política para gestionar el tema, a cargo de Jaime Pizarro. Habrá que ver entonces, ¿estarán adoptando, por fin, una visión de largo plazo? Hasta la próxima.

Más sobre Colo Colo

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X