Inicio » Comida Orgánica » Equipo

¿Qué ofrecen los supermercados verdes en Santiago?

La comida orgánica se abre cada vez más espacio en los grandes supermercados. ¿Qué ofrecen? ¿Cuánto valen los productos? ¿Dónde están los supermercados verdes?

Desde carnes hasta poleras de mujer, pasando por hortalizas, café de grano, pastas italianas y mermeladas de frutos sureños. Aunque el rincón orgánico de los supermercados  no es muy grande en superficie, la oferta de productos libres de químicos va en aumento.

Av. O`Higgins 1689. El supermercado es pequeño, pero  deja espacio para algunos alimentos orgánicos. Sin buscar mucho  es posible poner en el carro una botella de aceite de oliva a la albahaca –quizás el de merkén se puede dejar para otra ocasión– miel de ulmo y un buen vino biodinámico. Es Santiago, es pleno centro, y se puede comer orgánico. Sólo una sutileza. En vez de estar a pasos de La Moneda, este supermercado queda a tiro de piedra de la Municipalidad de Curacaví.

Ganando espacio

Supermercados verdes

Foto: El Mercurio

Las hortalizas no es el único producto que podemos encontrar en los supermercados orgánicos.

Y es que así están las cosas. Los alimentos elaborados o cultivados sin la presencia de químicos se están ganado un espacio en la lista de supermercado de los santiaguinos. De ahí que prácticamente el 100% de los locales de las grandes cadenas cuenten con algún producto que encaje en la categoría “orgánico”.

Por cierto que hay diferentes niveles. Sin importar el supermercado  –Jumbo, Lider, Unimarc o Tottus– lo común hoy es encontrar en cualquier local, por ejemplo, aceite de oliva, miel y un café de grano importado. Luego están los que arriesgan un poco más y suman algunas frutas y verduras  y, finalmente, las sucursales que se la juegan por defender la comida orgánica entre tanta góndola y pasillo dándoles derechamente un rincón propio. Con otra señalética, otro color, un espacio distinto. Incluso bolsas propias.

“Se trata de un nicho emergente, va tomando cada vez más importancia y la idea es que el público lo vaya conociendo”, comenta el administrador general del Food Market Unimarc de Las Condes. Siguiendo la tendencia, ellos crearon una zona especial dentro de los refrigeradores de hortalizas de este local, inaugurado recién este año.

Bajo la palabra orgánico hay zanahorias, zapallos y lechugas. En la zona de vinos también hay un estante particular para etiquetas de Emiliana, Nativa y Miguel Torres. En la zona de abarrotes, curioseando, se llega a Café Juan Valdez yThe Gilded, los tés ingleses Clipper, pastas secas italianas Rustichella y hasta pepinillos y hongos shitake en conserva.

Líder se la ha jugado de manera más llamativa sólo en local de Los Domínicos. Inaugurado en septiembre del 2009, el edificio fue construido con material reciclado, tiene jardines en el techo del estacionamiento, cuenta con paneles solares para ahorrar energía y estacionamientos especiales para autos híbridos. Y, por cierto, tiene su rincón orgánico propio al centro. Aquí, a los alimentos clásicos como aceites, cereales, café, mieles y mermeladas, se le suman artículos de limpieza ecológicos. Hay detergentes de lavadora y platos biodegradables, paños y esponjas  hechos de bamboo y platos y cubiertos desechables que también se degradan sin dañar el medio ambiente. Las hortalizas están en el área ad hoc y la novedad: carnes.  Su precio: $500 más por kilo respecto del mismo corte convencional.

Una apuesta distinta fue la de Tottus, quien ingresó al mundo de lo orgánico con el local que abrió junto al Parque Arauco a comienzos del 2000. Ahí armó una zona de productos gourmet, premium y, por cierto, orgánicos. En esta área ellos sumaron a las frutas y verduras de exportación sus pares libres de químicos. Y en alimentos, completa la oferta con los no perecibles.

El pionero en darles un espacio propio a las frutas y verduras orgánicas fue Jumbo, que tiene un rincón para ellas desde hace casi una década. Allí, dependiendo el local, la oferta de frutas y verduras es de mayor o menor variedad. Hoy, con un logo propio y bolsas de papel kraft especiales para comprar, también se suma a la oferta de vinos, mieles y mermeladas, mostazas y aderezos, cereales y frutos secos, entre otros.

El que los supermercados puedan armar zonas orgánicas independientes no sólo es efecto de los cambios en las preferencias de sus clientes, donde la tendencia por una alimentación más pura va en la línea de los países desarrollados. Las empresas chilenas también se han puesto a tono elaborando para todos sus productos la versión orgánica. Olave (Grupo Angelini) con sus aceites de oliva, Pillán Organics (Douglas Tompkins) con mieles y mermeladas, Supremo (Familia Cambiaso) con sus tés de hierbas Jardín de los Andes, AFE (Familia Yaconi) con sus jugos frescos son algunos ejemplos.  La industria vitivinícola igual. Emiliana, Miguel Torres, De Martino, Santa Rita, Cono Sur, son sólo algunas entre  más de 20 viñas chilenas dedicadas a la elaboración de vinos orgánicos.

Empresas exportadoras de fruta, como Hortifrut (berries), Greenvic (manzanas y cerezas), Casablanca Organic, entre muchas otras, han aprendido que pese a no obtener tan buenos márgenes como en el extranjero, bien vale la pena tener un pie puesto en chile y es así como, cuando estamos en temporada, dejan para los supermercados manzanas, kiwis, arándanos, paltas, sandías, naranjas y limones, entre otras frutas.

En paralelo los supermercados, como pequeñas firmas importadoras, han apostado por traer marcas extranjeras con alimentos orgánicos que no hay acá, básicamente cereales, tipos de café distintos, aderezos, etc. La presencia de microempresas 100% locales en las góndolas depende de las políticas de cada cadena de supermercados por incluirlas como también del stock del que dispongan estas marcas artesanales. Conjugando todo, es posible encontrar mieles del sur de Chile u hortalizas del valle central.

¿Qué pasa con los precios? Aquí todo depende. Si hablamos de hortalizas, estas siempre serán un poco más caras en relación a la versión no orgánica de la feria. No obstante, dentro del supermercado, la cosa es más pareja. Lechugas, manzanas y paltas orgánicas están muchas veces al mismo precio o más baratas que las convencionales. Todo depende del local que visite y la estación del año. En cuanto a los no perecibles, los orgánicos, en promedio suelen ser un 30% más caros que los alimentos convencionales. A cambio, dicen los conocedores, está el ahorro futuro en remedios y visitas al doctor por efectos de una alimentación con químicos.

¿Qué supermercados visitar?

Jumbo: Hortalizas, aceite de oliva, frutos secos, mostaza, jugo natural, té, café, miel, mermelada, cereales, quínoa y vinos. Camino del Alba 11.969 y Kennedy 9001.

Unimarc: Hortalizas, te, café, miel, mostaza, aceite de oliva, pastas secas, vinos.
Food Market Escuela Militar y Rotonda Irene Frei.

Lider: Hortalizas, mermeladas, aceite de oliva, café, cereales, choclo congelado  y carne. Poleras de mujer de algodón orgánico, detergentes de lavadora y cocina biodegradables.
Av. La Plaza y Av. Las Condes12.916

Tottus: Hortalizas, aceite de oliva, palmitos en conserva, café en grano, té, jugo natural, shampoo, quínoa, miel y vino.
Av. Kennedy 5601 (Parque Arauco) y Américo Vespucio 7310 (La Florida).

Más sobre Comida Orgánica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X