Inicio » Comida Orgánica » Equipo

La pequeña ciudad española que se decidió por la alimentación ecológica

Inspirándose en Suecia, aprendió a priorizar la agricultura y demostró que las ciudades pequeñas también pueden generar grandes cambios.

img_sarbat_20161119-182705_imagenes_lv_otras_fuentes_istock-184267821-khQ-U411988816476KYD-992x558@LaVanguardia-Web

En Estocolmo se estaba generando un cambio gigante respecto a la costumbres ecologistas en la ciudad de Södertälje. En ese lugar habían logrado que la dieta diaria de 24 mil estudiantes fuera a base de alimentos ecológicos, locales y de temporada. Esta nueva implementación no solo alimentó mejor a los alumnos, sino que generó un impulso en la agricultura local y en la disminución de la huella de carbono de los comedores públicos de la ciudad

A 1.600 kilómetros -en una ciudad llamada Mollet del Vallès, en España- uno de los integrantes del departamento de Relaciones Internacionales escuchó sobre este nuevo programa mientras buscaba oportunidades de networking en la Unión Europea y, a través de URBACT –programa que conecta ciudades europeas para encontrar soluciones sostenibles a problemáticas similares- se pudo poner en contacto con los responsables en Södertälje.

Para su buena suerte, esta lugar, conocido como la “ciudad de las buenas prácticas” buscaba socios como Mollet Del Vallès para integrarlos a una red mundial llamada “dieta para un planeta verde”, por lo que García organizó un viaje con representantes de su ciudad y así poder conocer de primera fuente todo el proyecto y el cambio que había producido en la ciudad Sueca.

La forma de manejar el proyecto en Suecia era completamente diferente al modelo que tenían en España. 250 personas trabajan en Södertälje para poder organizarse, entre ellos hay un grupo de cocineros que trabajan para la ciudad y, además, se encargan de comprar los productos de la zona.

Los comedores se encuentran en las escuelas y centros de atención de mayores, entre otros, y los municipios son los que están a cargo de estos. Para las autoridades de Mollet Del Vallès, este sistema era impensado, ya que los encargados de estos servicios eran empresas privadas y nunca se habían planteado la posibilidad de cambiar la dieta de la ciudad a través de estos.

Gallecs es una zona aledaña a Mollet que posee 734 hectáras y que se gestiona como un parque agroecológico. A través de este, se comenzó a fomentar la agricultura orgánica, valorando la protección del Medio Ambiente y la participación pública. El primer paso para volverse una ciudad sustentable fue un nuevo sistema de adquisiciones públicas en que los alimentos de estas granjas se vendieran a la ciudad sin aumentar los precios del producto final, lo que también fomenta el crecimiento económico local y un modo de vida más sano.

Hoy, Mollet entrega almuerzo saludable a 2 jardines infantiles y a 2 centros municipales para personas con discapacidad. El 80% de los productos es orgánico y proviene de la zona. Además, cuando los agricultores producen más alimentos de los que pueden vender, se convierten en salsas y conservas para que duren por más tiempo.

Estas y otras actividades en la zona han producido más empleo y desarrollo económico. Mollet de Vallès no solo consiguió adaptarse a una dieta verde, sino que demostró que las pequeñas ciudades también pueden generar grandes cambios si se trabaja en conjunto.

Más sobre Comida Orgánica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X