Documental vs. Reportaje: Cómo identificarlos (Parte I)

Cada fin de semana al estar sentados frente al televisor, podemos notar lo difícil que es diferenciar un documental de un reportaje periodístico. Y no es necesariamente por ignorancia, sino porque estas dos ramas audiovisuales han combinado sus herramientas y estilos para generar nuevos lenguajes y significados.

Decíamos que los hermanos Lumiere fueron los primeros documentalistas de la historia. Ellos, en pequeñas tomas sin cortes, documentaron la verdad de su época: la de un tren llegando a la estación o la de unos padres dándole de comer a un niño.

Sin contar el descubrimiento tecnológico, el gran mérito de estas grabaciones radica  en que fueron capaces de registrar un momento histórico determinado, dando el primer paso para el desarrollo del cine documental. Pero el salto definitivo llegaría 20 años después, con la inclusión definitiva del montaje y el sonido como herramientas audiovisuales. Con esto se pudo intensificar, alterar o cambiar el sentido o significado de esas imágenes de fines de siglo XIX.

Con las herramientas disponibles para todos, tanto el cine como el periodismo comenzaron a desarrollar sus métodos de expresión. Intentar separar las aguas de estas dos vertientes y dejar a todos conformes con una sola definición es tan difícil como el misterio del huevo o la gallina. La idea a través de esta nota es aportar a una discusión que avanza cada día y que probablemente nunca terminará.

El documental

  • El concepto de “Documental” viene de documento. Su esencia son fotos, mapas, archivos o cualquier otra prueba que sirva para demostrar una realidad.
  • En el cine documental, la figura del director es determinante. Relatos en primera persona o directores protagonistas son algunas opciones que se repiten cada día. Incluso cuando la figura del director sólo es apreciable en los créditos, cada documental debiese estar motivado por la mente inquieta de un director que está dispuesto a cambiar, denunciar o persuadir a otras personas.
  • El cine documental exige creatividad. Ya sea a través de la belleza o la fealdad, mediante técnicas de montaje o nuevos ángulos de cámara. Podemos estar de acuerdo en que existe un mundo conocido que se nos muestra todos los días en las noticias. El cine documental debe mostrarlo desde otra perspectiva, es su única opción para generar nuevos significados.
  • El cine documental no está obligado a seguir una estructura dramática (Planteamiento – Desarrollo – Desenlace). Como veíamos, los primeros documentales no fueron construidos dramáticamente. Con la llegada de la televisión y la cultura del entretenimiento esta fórmula se volvió común, incluso casi obligatoria para los documentales hechos especialmente para la televisión. Pero el documental es más libre en cuanto a su estructura y se permite ciertas licencias, incluso para realizar trabajos experimentales, impensados en un formato de reportaje.
  • Realizar un documental no debiera ser nunca un acto de apretar “REC” y sentarse a esperar. Un director necesita de una hipótesis y posee una cámara para registrar ese proceso en que  la confirma o  desmiente.
  • Por último, el cine documental NO se rige obligatoriamente por la actualidad. Es quizás este punto el que marca con mayor claridad la línea que separa el documental del reportaje, ya que este último siempre debe estar pendiente de lo que está pasando aquí y ahora en el mundo.

Con estas simples definiciones, nos vamos acercando poco a poco a entender mejor la naturaleza del documental. En el próximo artículo nos adentraremos en las claves para definir el Reportaje Periodístico y clarificar, por fin, las diferencias y similitudes entre uno y otro.

Más sobre Cortos y Documentales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X