Casos de Aysén y aborto: ¿Sabemos discutir en Chile?

El tema de la idea de legislar sobre el aborto terapéutico, la marcha de los estudiantes por la educación y las movilizaciones en Aysén incendian las redes sociales y los foros de los periódicos.

¿Sabemos discutir en Chile? Directamente mi respuesta es que no, en Chile no sabemos discutir porque no nos interesa conocer la posición de nuestro interlocutor, ya sea real o virtual, si no que simplemente lo que queremos es convencer al otro, y sentir que tenemos la razón.

¿No me cree? Lo invito a revisar los foros de estos artículos y noticias que se encuentran al final de cada una de las páginas y leer algunos de los comentarios y se va a encontrar con puras descalificación y grandes intentos por tener el mejor argumento, pero muy pocas ganas de conversar.

Discutir

Foto: UPI

Estamos pegados en la necesidad de llamar la atención o tener la razón.

Aborto Terapéutico ¿es la mujer un simple envase?

Vocero de los secundarios: No necesitmos permiso para marchar

Diputado Andrade: Carabineros volcó su propia micro para culpar a dirigentes de Aysén

El problema es que en la capacidad de crear conversaciones es que se construyen las culturas y las sociedades y en estos momentos todos están buscando ser los ganadores con la mejor idea de cómo son o deben ser las cosas y tener la razón en vez de construir.

Escuchar o leer activamente, sin estar pensando en qué es lo que voy a responder es fundamental, pero es algo que no estamos haciendo. Estamos pegados en la necesidad de llamar la atención o tener la razón.

Así estamos viviendo hoy en un país que se sigue dividiendo ante la simplificación de los argumentos en el blanco o negro (Derechistas e Izquierdistas) y a medida que eso sucede los extremos se fortalecen y nos quitan la posibilidad de contrastar posiciones e ideas y construir de manera integradora la solución. Así todos quienes se asomen con posiciones más integradoras son vistos como enemigos de ambos bandos.

Y el tema comienza por casa, porque mientras los medios de comunicación nos muestran la incapacidad de quienes ostentan cargos públicos de conversar y nos muestras un pésimo ejemplo para el país está en nuestras manos, en nuestras conversaciones la capacidad de leernos, escucharnos y construir diálogo y no separación.

Porque discutir no significa llegar a estar de acuerdo con el otro, tampoco dejarse convencer, pero sí mostrar los puntos de vista con respeto y recibir los del interlocutor de la misma forma, sin esperar convencer o ganarle al otro.

Más sobre Crecimiento Personal

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X