¿Cómo utilizar la Inteligencia emocional para lograr el éxito profesional?

Esta cualidad es uno de los pilares para llegar al éxito, sin embargo, hay técnicas que pueden hacer mucho más sencillo el camino a la meta.

Guía de: Crecimiento Personal

inteligencia-emocional

Desde hace años se ha incluido a la inteligencia emocional entre los conceptos base para lograr el éxito, principalmente en el ámbito profesional. Además, una persona que se ha preocupado de manejar esta cualidad, tiene más probabilidades de ser exitosa en la sociedad.

Aunque muchas de las personas que se han convertido en líderes de su entorno han sabido cómo trabajar esa herramienta de moda en los últimos años, hay algunas cosas que aún no se sabe de la inteligencia emocional y que pueden significar un cambio o una diferencia en el manejo de la vida y la profesión.

 La inteligencia emocional y su rol protagónico en el camino al ascenso

El autor del libro Inteligencia Emocional, Daniel Goleman, explicó que, al salir al mundo laboral y comenzar en un primer trabajo, el éxito profesional estará netamente ligado al coeficiente intelectual (IQ) de cada persona. Sin embargo, cuando ya se ha conseguido un ascenso, es importante trabajar con el IQ como con la inteligencia emocional para no estancarse en el camino. Finalmente, al conseguir una posición de liderazgo, la inteligencia emocional (EQ) pasa a tener el primer lugar entre las cualidades necesarias para quedarse en ese lugar.

Según lo manifestado por Goleman a la revista Times, “no existe duda que el coeficiente intelectual es por mucho el mejor determinante del éxito profesional, en el sentido de predecir qué clase de trabajo eres capaz de mantener. Típicamente se necesita un IQ superior a 115 para ser capaz de manejar la complejidad cognitiva que enfrenta un contador, un médico o un alto ejecutivo. Sin embargo, he aquí la paradoja: una vez que estás en una posición de alto IQ, el intelecto pierde su poder para determinar quién emergerá como empleado productivo o como un líder efectivo. Es por ello que, el cómo te manejes a ti mismo y tus relaciones -en otras palabras, tu conjunto de habilidades de inteligencia emocional- importan más que tu IQ. En un conjunto de trabajos de alto IQ, habilidades como la disciplina, el manejo y la empatía marcan a aquellos que emergen como sobresalientes”.

La empatía como característica de la EQ

Con regularidad describimos como una persona empática a quienes poseen y han trabajado su inteligencia emocional y, aunque es un concepto válido, la EQ es más que eso. Las personas con esta cualidad manejan un entendimiento profundo de su conciencia y de la de los demás. Asimismo, son capaces de manejar las reacciones emocionales y de mantener estrechas las relaciones con su grupo de trabajo. Aunque la empatía es una de sus cualidades, el concepto queda corto para estos líderes.

¿EQ versus IQ?

La inteligencia y el coeficiente emocional son conceptos que, en la teoría, difícilmente se encuentran vinculados. Sin embargo, en la práctica es todo lo contrario, ya que la EQ debe trabajar con otras funciones mentales y cognitivas para funcionar. El coeficiente intelectual es uno de los factores principales, adoptando una relación interdependiente con esta y otras inteligencias.

¿La inteligencia emocional puede aumentar?

Según explica el profesor de Psicología de Negocios de la University College London, Tomas Chamorro-Premuzic, el nivel de Inteligencia emocional puede mejorar a través del esfuerzo conciente y se requiere dedicación y entrenamiento para lograrlo. Además, hay una predisposición natural a la que está limitada la EQ, siendo el ambiente externo el que va mejorando en relación a la edad.

Más sobre Crecimiento Personal

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X