10 golosinas de antaño que te van a recordar lo mejor de tu infancia: Especial para nostálgicos

El sabor de cada una de estas golosinas significa recordar... recordar momentos vividos en nuestra infancia o en familia. Es un viaje al pasado.

Guía de: Cultura Chilena

Dulce o salado no importa. Recordar colores y texturas permite remontarse a la infancia, donde los ojos se llenaban de expresión y la boca de sabor y color. Algunos muy salados, otros extremadamente dulces o con algún componente extra de acidez, pero sin importar su marca, todos los chilenos, nos acordamos de ellos con nostalgia, tal y  como si fuéramos niños otra vez.

Los sabores de nuestra infancia, se remontan a muchas marcas y sabores que sin dudarlo, nos marcaron la preferencia por uno más que por otro, pero que  igualmente dejaron un recuerdo en nuestra memoria emotiva. A continuación un ranking  con una  dulce y nostálgica selección de sabores que te pueden llegar a emocionar.

1 Los Chicles Puaj ¿Se acuerda usted de los Chicles de nombre Puaj? Seguro debe haber muchos, que al leer esta nota se recuerden de este chicle de sabor super ácido que en pocos segundos, era inevitable poner cara de asco, de ahí su nombre. Su sabor envolvía la boca y soltaba un líquido asqueroso, que venía en el centro del chicle. De envase muy compacto y parecido a un saquito de color fluorescente era la presentación de esta golosina, llamada Puaj. Para los amantes de los sabores ácidos, el Puaj era toda una delicia.

2 Chupones de Manjar. Recordar su sabor no es de mayor trascendencia, porque era manjar líquido, pero su presentación pese a ser muy simple, no dejaba de llamar la atención. Algo tan simple como una bolsa de malla verde, como la que hoy se pueden encontrar limones o papas en el supermercado, era la manera como se vendían estos manjarcitos, que conquistaron el paladar de muchos niños que hoy, siendo adolescentes o tal vez adultos, pueden recordar.

manjar

 

3 Los Nerds. Pastillas de tamaño diminuto y frutosamente ácidas, nunca pasaron desapercibidas.  Originalmente de caja metálica y colores llamativos, además de extraños personajes en su envase, fueron conquistando el paladar de los niños chilenos de antaño, pero con mayor preferencia los adolescentes. Hoy estas pastillas, vienen en cajas de cartón o en bolsitas, y pese a que estuvieron un tiempo fuera del mercado, hoy se pueden encontrar en las cajas de los supermercados, casi como un objeto de deseo, debido a su alto valor.

nerds rosado

 

4 La Negrita. Riquísima galleta de vainilla, con crema de vainilla y bañada completamente de chocolate, la Negrita hasta  hoy sigue presente en el inconsciente de todos los chilenos. En el tiempo no ha mutado mucho su presentación, salvo que su envoltura de papel es más “metalizada” que antes. Sigue siendo una golosina muy preferida por todos, especialmente, para los chilenos que residen en el extranjero, pues siempre encargan algunas unidades de ellas, a sus familiares o amigos, cuando los visitan.

20080508-negrita

5 El Super8. Oblea de sabor vainilla y bañada de chocolate, sigue siendo hasta hoy un clásico del paladar de los dulceros. Al igual que la negrita aún son considerados elementos de exportación para quienes viven fuera y aún recuerdan el sabor y el gusto de  comerse uno,  tal y como cuando eran chicos. El Super8 hasta hoy sigue siendo uno de los favoritos de los chilenos.

imagenessuper-8

6 Ramitas de Queso. Para algunos pudiera ser muy grato recordar el sabor de las ramitas de queso. Sin embargo para otros, tan solo sentir el olor de las ramitas cerca era lo peor que les podía pasar. En el colegio era un clásico ver a la señora del quiosco volverse loca con todos los escolares que pedían sus ramitas como quien remata un auto de lujo hoy.

7 El Bowling. Como pocos sobrevivientes a las exigencias y cambios del mercado, el Bowling aún se encuentra disponible en cualquier quiosco de Santiago, incluso en regiones. Cadenas de supermercados, facilitan la tarea y pueden conseguirse sin mayores inconvenientes. El Bowling es un recuerdo propio del colegio, entre amigas, conversando en los recreos.

8 Los Traga Traga. Un suflé de aire, con forma de carita feliz y sabor a chirimoya alegre, comenzó siendo una nueva variedad al posicionado suflé de pelotitas de colores que ya se encontraba presente y liderando en la mesa de los cumpleaños infantiles. Eran también protagonistas de malones o fiestas en casa. Sin embargo, Los Traga-Traga curiosamente compartían un factor en común con las pastillas extranjeras Nerds. Esta era que en su envase también se encontraba una extraña caricatura de rasgos similares a los Nerd de Wonka. Posteriormente, cambiaron su presentación y  hoy son categoría retro.

traga frambuesa

9 El Gatolate. De similares características que los suflés anteriormente mencionados, el  Gatolate presentaba formas de cruz y círculos, de ahí su nombre comercial. Sin embargo, sumaba un plus, al ser de sabor chocolate. Hoy al igual que los Traga Traga de frambuesa o Chirimoya Alegre, son más  recordados por generaciones más ochenteras que los niños de hoy. Sin embargo, a los niños de hoy también les gusta su sabor y formas entretenidas.

gato late

10 El Mantecol. El rey de todas las golosinas de antaño. Una de las pocas que hasta hoy sobrevive en el mercado. El Mantecol es sin discusión alguna El Big Boss de todas las golosinas. Un inmortal de todos los tiempos. Siempre presente tanto en Chile como en el extranjero. No hay quien se resista a comerse, al menos, un pedacito de este producto o comprarlo como regalo de viaje. El Mantecol es un placer culpable de muchos y el delirio de todos.

mantecol

 

Más sobre Cultura Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X