Inicio » Cultura Chilena » Equipo

5 tipos de insoportables chilenos que reclaman por todo: Cómo reconocerlos y enfrentarlos

El alegato puede ser algo así como un deporte nacional. Estos son algunos tipos de insoportables chilenos y la mejor manera de enfrentarlos.

Alegar o reclamar es importante cuando se están enfrentando abusos de cualquier tipo, pero pierde el norte cuando se convierte en un estilo de vida. El reclamo crónico llena de negatividad el espacio y nos resta energías no solo a las personas que hablan en contra, sino que también a todos los que lo rodean ¿Por qué pareciera que en nuestro país esto sobra? Una razón puede ser que la atención al cliente no es amable ni solícita, porque los sueldos no son lo suficientemente altos o porque es verano y hace calor. Entonces nos preguntamos si es necesario que esto pase y la respuesta es no, claro que no, pero los tipos de alegones chilenos existen y hay que identificarlos para enfrentar su insatisfacción de manera que no nos afecte. Advierto que no siempre saldremos victoriosos de esta situación.

Alegón de oficina: Lejos el peor de todos. Se queja de que hay mucho trabajo o de que hay muy poco, de que hace calor o frío, de que lo miraron bien o que lo miraron feo, y una larga lista de etcéteras que se repiten todos los días del año. El problema es que estar entre cuatro paredes con estas personas no deja muchas opciones para enfrentarlos. El problema es cuando su falta de felicidad y de voluntad para cambiar lo que no le gusta, empieza a invadir tu espacio personal ¿Qué hacer? Respirar profundo, salir a dar una vuelta por la oficina, tomar agua, hacer una broma con alguien, escuchar música. En el fondo, distraer la propia mente ¿Hay algo más poderoso que una canción motivadora?

Alegón climático: No necesariamente convivimos con él, pero tiene algo que decir los 365 días del año. No importa qué estación sea, la presión atmosférica le afecta y te lo hace saber. Se respalda con las noticias “estacionales” que aparecen todos los años en los medios de comunicación: En verano es el calor, en otoño es el viento y el resfrío, en invierno el frío y en primavera las alergias ¿Cómo enfrentarlo? Es mejor no hacerlo, la cara de condescendencia es suficiente respuesta para pasar a otra cosa.

Alegón quejumbroso: Puede parecer una redundancia (¡Lo es!) pero este tipo particular se encuentra en la vida cotidiana y se basa en la incapacidad para hacerse cargo de los propios problemas. Alega porque está tapado en deudas, porque se echó a perder algo en la casa, porque el marido/señora hizo algo inapropiado, etcétera. Se la pasa en eso todo el día ¿Cómo enfrentarlo? Dependiendo de la cercanía que tenga con la persona, invítelo a hacerse cargo de los problemas buscando soluciones. Nada en el mundo se arregló solo alegando, hay que actuar.

Alegón frustrado: Todos tenemos expectativas que cumplir sobre diferentes cosas: Carrera laboral, fiestas, encuentros con personas especiales, entre otras. Muchas veces esas expectativas no se cumplen y la gente se frustra, es normal. El problema empieza cuando no se acepta esa realidad y comienzan las caras largas, las quejas y el momento va de mal en peor. Lo mejor en estos casos y tratar de animar la situación, hacer ver el lado positivo y pasar a otra cosa. La realidad a veces puede ser mejor a las mágicas expectativas que nos hacemos.

Alegón en desahogo: A todos nos ha pasado. Hay momentos en que tenemos que compartir con otros lo que nos pasa y el acompañante se convierte en paño de lágrimas, de rabias y frustraciones. Lo mejor es escoger bien a ese amigo para que esas crisis encuentren un oído generoso y soluciones. Si tienes que hacer ese rol, paciencia y escucha, te necesitan.

¿Qué otro tipo de alegón chileno reconoces?

Más sobre Cultura Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X