9 platos chilenos muy llamativos con los que solo los más valientes se van a atrever

Hay patas de chancho, cabezas de cordero, sangre coagulada y otros más que forman parte de la tradición chilena.

Guía de: Cultura Chilena

Si bien es cierto que en gustos no hay nada escrito, existen cierta variedad de platos de la cocina chilena, denominados exóticos, por decir lo menos, que conllevan una cierta cantidad de valor por parte de los comensales para ser disfrutados.

Generalmente es en el campo o en casas de familias antiguas donde estas recetas cobraban vida. Esta clase de menjunjes eran preparados con gran dedicación, pero solo algunos tenían la valentía de probarlos. Como decían dos señoras de más edad: “Antiguamente en las casas se comía y se preparaba de todo mijita”. Muchas veces se preparaba más de algún plato, además de la entrada o el postre, generalmente flanes o el recordado arroz con leche.

A diferencia del resto del mundo, en Chile no hay tanta variedad de platos extraños y de sabores muy potentes, como la sopa de murciélago en Guam, o un trago con un dedo humano al interior de la copa, como el que se disfrutan algunos turistas en  Canadá. Pero respecto a la visión local, lo nuestro de alguna u otra manera igual causa “impresión”.

A continuación, nueve propuestas gastronómicas que a más de alguno le traerá recuerdos.  ¡ALMORZAAAR! ¡ESTÁ SERVIDOO!

La capacidad que algunas personas tienen para disfrutar de ciertos platos de la cocina chilena es, como dijo un recordado animador chileno del mediodía: ¡Sólo para valientes!

1.- Patas de chancho o causeo de patas: hervidas en una olla tipo fondo, como esas en las que lavaban la ropa en el pasado, se cocinaban estas “bellezas” que de verlas, ya a algunos les daban ganas de salir corriendo. Y no eran otra cosa que las patas del cerdo, cocidas y acompañadas con cebolla cortada a cuadros y perejil. El olor en la cocina no pasaba inadvertido en ninguna casa. Una opción actual es disfrutarlas en el puerto de Valparaíso en calle Las Heras, pasado Colón.
portada

 

2.- Cazuela de ave con las patas del pollo: Antiguamente la cazuela se preparaba con sus ingredientes básicos, léase, verduras, trutro de pollo o pechuga, etcétera. Pero a esto se le sumaba la coronación y el deleite de algunos comensales, chupeteando las patas, una vez bebida la sopa. Con las patas de la gallina, literalmente en el medio del plato, con garras y todo, las que al final eran chupadas y escupidas por los comensales.

fnxswp

 

3.- Queso de Cabeza: De la cabeza del animal, se elabora este “queso” que a simple vista se parece al arrollado huaso, pero sin las vetas de ají. Este producto típico del campo chileno, no es otra cosa que aprovechar todos los restos del animal para rehacerlos para consumo, con pan a la hora de la choca.

queso-cabeza-artesanal

 

4.- Ñachi: Otra variante que se origina en el campo es el famoso ñachi, que no es otra cosa que la sangre caliente del animal recientemente faenado, adobada con algunos aliños y condimentos. Se dice  que quien no ha probado este elixir no ha estado en el verdadero campo chileno. ¡Hay que ser valiente!

5.- Caldillo de cabeza de cordero: Tal y como su nombre lo indica, de la cabeza de este animal se elabora este caldillo, en el que destaca la cabeza del animal dentro de la olla, para darle a la preparación ese sabor tan particular. No deja de causar impresión cucharear ese caldo y que te toque ver la cabeza del cordero flotando con esos ojos moribundos, dando vueltas al interior de la olla.

6.- Lechón relleno: el lechón es la cría de los cerdos. Entonces, el lechón relleno, es una cría faenada y que se rellena con ciruelas y otros elementos, según sea la receta. Es común que, al comer lechón relleno te traigan la cabeza en el plato. Como cuando en Perú se comen los cuyes, y recibes un ratón a cuero pelado, asado y que te muestra los incisivos en el plato.

Aquí, un video con una preparación de lechón relleno:

 

7.-  Panas: En el caso de este plato, para algunos puede resultar muy sabroso, mientras que para otros no tanto. El olor, al igual que en el caso de las patas de chancho, no pasa inadvertido. Las panas son el hígado del animal. Panitas con crema y arroz graneado es un plato clásico de las recetas chilenas, esas que preparaban las madres a sus hijos. Un gusto adquirido.

8.- Criadillas: Las criadillas son los testículos del animal. Pueden ser de cordero o vacuno. Su preparación varía según la inspiración del chef o la dueña de casa, pero claramente su aspecto no conquista fácilmente el paladar. Se pueden hacer a la parrilla como cualquier trozo de carne o rebosadas como una escalopa de carne, por ejemplo, previo a una limpieza específica. ¿Se atreve?

criadillas

 

9.- Sesos: Los sesos son lo que en el campo y en el área veterinaria se conocen como el cerebro del animal. Pero antes de prepararlos, se deben limpiar muy bien. No es llegar y cocinarlos. Se deben lavar de una manera muy particular. Si a usted le dan ganas de probar sesitos, ponga atención a este proceso. Lo primero es poner los sesos dentro de un colador, bajo el agua de la llave. Una vez que se les va toda la sangre, se le agregan dos cucharadas de vinagre, por 15 minutos. Hay que tener cuidado que la presión del agua no rompan los sesos.

Después se bota el agua y se quita con cuidado la telita que los cubre, al igual que las venas. Recién después de este ritual, se pueden cocinar según sea la receta.

00782-cocinar-sesos_l

 

Más sobre Cultura Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X