Churros: ¿Cuál es el impensado origen de esta tradicional y sabrosa receta?

Un legado que se origina en Asía y que se comparte entre otras culturas.

Guía de: Cultura Chilena

image71821

 

Son ricos, sublimes para algunos y para otros un antojo imperdible del invierno. Coronados con azúcar flor, rellenos con manjar o bañados en chocolate, son algunas de las alternativas para disfrutarlos. Los Churros son sin duda una propuesta muy sabrosa para este invierno. Pero ¿sabe usted de dónde vienen verdaderamente? ¿se lo imagina al menos?

Resulta que los ya conocidos churros españoles, que todo chileno más de alguna vez ha probado cuando chico, en vacaciones en la playa o a la salida de algún carrete en barrio Bellavista, no tienen su origen en España precisamente, sino que en China. Veamos su historia.

Según el sitio web: www.theprisma.co.uk, la historia de los churros se origina en China y curiosamente con un nombre muy extraño. Su nombre original era  youtiao. En si el nombre no dice mucho fonéticamente hablando, pero era de gran importancia cultural para los asiáticos, ya que este alimento representaba a un funcionario de la dinastía china Son, fundada por los Manchúes.

De este pueblo se originan los famosos youtiao, que son una especie de pan frito ligeramente salado. Se pueden encontrar en Asía y en el sureste asiático. Su nombre significa literalmente: Palo de pan frito en aceite. A simple vista se asemejan un poco a los churros contemporáneos, pero en una versión más tosca visualmente hablando.

4621765466_380db91c11_o

 

Luego, los Churros sufren importante cambios gracias a los portugueses, quienes  toman y recrean a su manera la receta de esta masa, añadiendo azúcar en vez de sal y cambiando su forma original a la de una estrella. (como los conocemos hoy).

Mas tarde, en España,  esta variación de los portugueses recibe el nombre de: CHURROS, debido a la forma que tenían los cachos o cuernos de una especie de oveja, denominada oveja churra, que los pastores españoles tenían a su cargo en las montañas.

Los pastores, como no tenían pan fresco para comer, apelaron a esta especie de masa frita para poder alimentarse en lo alto de este lugar. Los hombres juntaron harina, agua, aceite y una hoguera para cocinar y preparar, a su manera, lo que más tarde serían  los famosos Churros Españoles, un manjar al que no solo tuvo acceso la gente del pueblo,  sino que también los soberanos de la época.

foto_0000000520170420130815

 

Posteriormente, los conquistadores traen los churros hasta Sudamérica, junto con el chocolate y grandes cantidades de azúcar, ingredientes que se volvieron furor entre la gente, evolucionando, por tercera y última vez hasta convertirse en una fritura más gruesa con algunas variaciones, según la región donde se fabricaba.

Actualmente, los churros se presentan en varias versiones, según la cultura de cada país. En Brasil, por ejemplo, es consumido con chocolate, en España es untado o bañado en chocolate, mientras que en otros países como Cuba, lo comen con guayaba. En México los preparan con manjar o vainilla, a modo de plato o postre, debido al extremo dulzor de su salsa o a la cantidad de sal que lleva en su masa. Finalmente, en Uruguay se prepara con queso, pero en Chile se prefiere solo, coronado con azúcar flor o relleno con manjar, idealmente hasta el tope. El chileno come churros cada vez que puede y con ello, los vendedores siempre se las ingenian para captar a su clientela de manera muy original y creativa.

Hoy es posible disfrutar de este delicioso legado en diferentes puntos de Santiago. Un lugar que tiene el sello y tradición española es el emprendimiento del periodista Amaro Gómez Pablos, quien tiene una churrería,  llamada: Soy Churro, ubicada en Nueva de Lyon 45,  comuna de Providencia, donde  además del evidente estilo de europeo del negocio, se pueden probar los famosos churros a la española, que este lugar ofrece, además de otras variedades.

soy-churro-88

Más sobre Cultura Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X