Inicio » Cultura Chilena » Equipo

¿Cómo nos enfrentamos los chilenos a la marihuana?

Desde su legalización en Uruguay, el tema ha estado muy presente en el debate político. Día a día, el tema se afronta de otra manera.

Se legalizó en Uruguay el 2013 y comenzó el debate fuerte. El movimiento político Amplitud presentó un proyecto para legalizar el autocultivo. Se permitió el ingreso del fármaco Sativex para el uso exclusivo de una persona que padece de lupus y cáncer de mamas y el SAG permitó su cultivo con fines medicinales en La Florida. Mientras el debate continúa, debemos reconocer que del 2011 al 2013, el consumo en escolares aumentó en un 56,9%, según los estudios del SENDA. De esta forma, debemos preguntarnos cómo confrontamos diariamente el tema.

marihuana

 

Un comentario que han hecho personas extranjeras es que los chilenos fumamos mucha marihuana. Se siente en el aire. Por ejemplo, si sales por Providencia a la hora de almuerzo un día de semana, no es raro sentir el olor cerca de los parques o las calles más pequeñas. Ni qué decir en los barrios universitarios. Aunque sea una droga socialmente aceptada, su consumo sigue siendo tabú en gran parte de la sociedad, además de penada por la ley.

¿Fumas?: Ante la pregunta, ya no sabemos si se refiere a tabaco o a marihuana. Todo depende del contexto. Por las dudas, es mejor contestar lo que crees que te están preguntando. Si o no. Acto seguido sabremos a qué se refiere el interlocutor. Siempre se puede rectificar después.

¿Por qué no fumas?: Tal como hay personas que no entienden a quienes no comen carne, existen los que no comprenden a quienes no consumen. Y viceversa. Lo mejor es explicarse claramente aunque sin esforzarse demasiado. Puede ser simplemente una cosa de gustos.

La presión social: Cuando toma la forma de bullying, es simplemente inaceptable, aunque pocas veces se da así. “El consumo empieza alrededor de octavo y primero medio, principalmente por curiosidad más que por las ganas de sentir los efectos. La presión social es bastante indirecta. Más que un ataque, va por cumplir estereotipos sociales de popularidad y seguir ejemplos de los pares”, comenta el psicólogo Gerardo Hidalgo. Así, el consumo posterior es por el gusto al efecto, más que por aceptación social. “A mí no me gusta y cuando me invitan y yo lo rechazo, nadie me pide explicaciones. Simplemente no voy a compartir con ellos y la gente lo respeta bastante”, cuenta Macarena Muñoz, instructora de yoga y ex consumidora.

¿Prevención?: Junto al alcohol y el tabaco, la marihuana es una de las drogas más consumidas por escolares sin importar estratos socio económicos (ver estudio SENDA). Ese estilo “democrático” le ha quitado los estigmas que tenía, por ejemplo, en los años setenta, donde fumar era símbolo de subversión. Sin esa carga, la marihuana se hace suceptible de ser aceptada y legalizada. En cuanto a la prevención “debería ir de la mano de información clara y oportuna, investigación científica, sin mitos ni enfoques que prefieren ignorar que la droga ya se encuentra en las aulas escolares. Desde una perspectiva de salud y sin criminalizar al usuario como se ha hecho hasta ahora. Esta política debería centrarse en enseñar a los estudiantes acerca del consumo responsable y enfocarse en la reducción de daños, como la labor realizada en el Liceo Manuel de Salas por el Dr. Sergio Sánchez Bustos, asesor de drogas del Colegio Médico de Chile”, señala Daniel Clavería y Daniela Rodríguez, fundadores de Cannabis Chile. Ellos también aclararon que como organización, se oponen tajantemente al consumo adolescente.

¿Qué opinas sobre este tema?

Más sobre Cultura Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X