Inicio » Cultura Chilena » Equipo

¿Cómo sobrevivir al Metro de Santiago en Marzo? Consejos para sufrir lo menos posible

El metro colapsado por las mañanas es una realidad para los miles de chilenos que usan el transporte público a diario.

Las vacaciones ya se acaban y comenzamos a prepararnos mentalmente para el inicio oficial de un nuevo año. Durante enero y febrero el metro no se sufre tanto porque, aunque no hayas salido de vacaciones, gran parte de los usuarios salieron de Santiago y el viaje cotidiano fue menos pesado. Hasta ahora. Ya sea porque tienes que estudiar o trabajar, o las dos cosas, vas a tener que subirte al metro a la hora punta. Horror de horrores.

El presidente de Metro, Rodrigo Azócar, describió a la prensa una serie de medidas para enfrentar la gran afluencia de personas que llega con marzo. Más trenes vacíos para descongestionar estaciones clave, un 30% más de guardias y presencia policial, son algunas de las medidas que tomaron las autoridades para dar tranquilidad a quienes utilizan este medio. Pero sabemos que esas medidas poco ayudan a hacernos sentir mejor en el metro. Sin embargo, hay algunas cosas que cada uno puede hacer para que el viaje sea menos terrible.

Metro marzo

Esto sí que es fiesta.

Identifica a qué hora empieza a llegar más gente y viaja antes: Por ejemplo, sabes que el metro a las 7:30 am es imposible, pero a las 7:20 no. Viajar un poco antes te hará sentir más tranquilo, llegarás antes a todos lados y ese tiempo lo puedes ocupar en tomar café, revisar las noticias, leer un blog y relajarte antes de comenzar la jornada laboral. Mucho mejor madrugar que no poder salir del metro en tu estación porque cientos de personas te bloquean la salida. Lo mismo pasa en la tarde. Si puedes esperar un poco más para subir al metro, seguro estará más despejado. Ocupa ese tiempo post oficina en hacer compras, trámites o premiarte con algo rico para comer ¡Te lo mereces!

Deja las mochilas gigantes en la casa: En hora punta, cada espacio cuenta. No pueden ir 280 personas por vagón y tu mochila de camping que paga pasaje individual de lo grande que es. Ahorra en espacio entre tus pertenencias y no viajes con bultos innecesarios. Te va a costar subir al metro, más te va a costar bajar y te vas a ganar el amor eterno de todas las personas que tengan que lidiar con tu bolso. Te dirán hermosas palabras a dos centímetros de tu cara porque, obvio, no hay distancia más grande que esa. No quieres pasar por eso, te lo aseguro.

Planifica el viaje, ve alternativas: Todos los caminos llevan a Roma, dicen. Puede que sea así y que no te hayas dado cuenta de que hay una combinación micro/metro mucho más rápida y despejada que la que usas. Mira en el mapa si tienes alternativas de traslado y calcula cuánto te demorarías. Prueba las nuevas rutas saliendo un poco antes, ve cómo funciona todo. Tal vez te demores 5 minutos más, pero tendrás un viaje más cómodo.

Por último, no te desesperes. Hay cosas peores que el metro lleno en la mañana, como que se acabe el gas antes de la ducha, por ejemplo.

Más sobre Cultura Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X