El Rey de la Ojotas: La historia del hombre que hizo más conocida a esta tradición chilena

Un oficio que ya es conocido en otras partes del mundo. Conoce el caso de Don Aladino.

Guía de: Cultura Chilena

 

En el campo se concentran mayormente las tradiciones y oficios típicos chilenos como, por ejemplo, jugar a la rayuela para fiestas patrias, hacer pan amasado o tortillas de rescoldo entre otras actividades. Pero es en la Región de O’Higgins, donde el personaje de esta historia se hizo famoso, para luego seguir su camino.

Don Aladino Larenas Vega es el protagonista de esta nota y en su pueblo es conocido como El Rey de las Ojotas. Todo comenzó por un encargo que hizo Don Aladino a un amigo suyo, quien fabricaba ojotas. Don Aladino había estado en la cárcel y durante el encierro aprendió a ser zapatero, actividad que le permitió el primer acercamiento con un particular diseño: Las Ojotas.

Lleno de inquietudes, Don Aladino recorrió el país y se dio cuenta que lo suyo no tendría igual, a esto se sumó una reflexión muy persona: si existía el rey del mote con huesillo y no había nadie quien le hiciera sombra a su oficio, entonces él se convertiría en el rey de las ojotas. ¡Y así fue!Ojota-700x440

Todo comenzó visitando vulcanizaciones de la zona, pues su materia prima principal, son los neumáticos de camiones, que eran dados de baja. Según Don Aladino, este tipo de neumáticos son los únicos que sirven. Larenas dice que, si la vulcanización le queda cerca de su taller, él los retira a pie y se los lleva rodando, de lo contrario, va motorizado.

Haciendo uso de una especie de cuchillo, corta el neumático y extrae su interior, donde el caucho es más maleable y con esto comienza la fabricación. Primero corta la forma de la planta del pie, luego las taloneras, para finalmente terminar con las tiras que afirman el empeine. Parece simple, pero todo tiene tu técnica y este rey la domina.

Con este oficio, Don Aladino recorre el país completo, cuenta que sus encargos los envía mediante encomienda, medio que le facilita la pega y que permite que su trabajo sea conocido en otros lugares de Chile y, por qué no decirlo, de otras partes del mundo también.

rey-de-las-ojotas-01

Don Aladino cuenta que su oficio ha traspasado las fronteras y que no sólo en Zúñiga se conoció su actividad. Países como: España, Bélgica, Suiza, Holanda, Alemania, así como también en Atlanta y Miami ya conocen de su reinado. Sin ir más lejos, en un museo de la ciudad de Nueva York, se encuentran dos pares de ojotas fabricadas por él y que una periodista llevó hasta ese lugar, según cuenta Don Aladino.

Actualmente vive en el pueblo de indios, donde fabrica decenas de ojotas diarias y, si bien sus inicios no fueron del todo fáciles, la experiencia y el apoyo familiar le han sabido enseñar y recompensar su reconocimiento a nivel nacional como internacional. Don Aladino piensa que, una vez que él fallezca, le gustaría destinar su oficio a talleres, de modo que otros mantengan vivo su trabajo.

Más sobre Cultura Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X