La “maldita primavera”: 10 términos muy chilenos que reflejan lo que algunos padecen por estos días

Cuando las alergias se toman el poder y esas molestias se multiplican. Sepa cuáles son estos términos y qué significan.

Guía de: Cultura Chilena

alergias-gatos

La primavera es esa época del año en que los ánimos reviven, las mariposas y chinitas vuelan y las flores y plantas nacen en los jardines. Sí, pero la “maldita primavera” (para algunos), es mucho más que ese éxito musical de la cantante mexicana Yuri.  También es la época del año en que las alergias y resfríos se dejan sentir al compás de un “achísW o una melodiosa “tos de perro” entre otros síntomas.

Es típico chileno que, durante esta temporada, la gente en general comience a recetarse soluciones caseras, tales como el tecito con miel para la tos, la nuez moscada colgada del cuello para los asmáticos o las ya conocidas flores de Bach para una variedad de síntomas propios de esta época del año. Soluciones paliativas que no solucionan el problema de raíz.

Te-con-limon-y-miel-para-que-sirve

Con la “maldita primavera”, además de los síntomas propios que sufren los alérgicos, también existe un léxico muy particular y que solo se utiliza durante esta época del año. Un léxico que curiosamente se entiende en modo local para “tratar de explicar” lo que significa ser una persona alérgica o con cierta tendencia al goteo nasal, entre otros factores, que solo unos pocos afortunados y ajenos a este molesto estado, jamás podrán conocer.

A continuación, un ranking con esas palabras que alguna vez más de alguien escuchó y nunca supo lo que significaba hasta que se volvió alérgico. Tome nota:

1. A medio morir saltando: El humorista Álvaro Salas en una de sus últimas actuaciones en el festival de la canción de Viña del Mar, mencionaba este término, con cierta ironía y ridiculez, para explicar que como era posible que una persona que se sentía mal estuviese “a medio morir” y, para más remate, saltando. Ridículo, pero curiosamente la gente lo entiende y lo utiliza como parte del vocabulario del alérgico, crónico, estacional o pasajero.

2. Andar con las velas colgando. Si bien este término no es muy refinado, suele utilizarse cuando la cosa ya se ha vuelto digna de utilizar pañuelitos desechables, no sólo en la cartera, sino que en cada bolsillo que se tenga a la mano. “Andar con las velas colgando” te convierte en mago, porque de donde sea sacas un pañuelo.

382953_20160903143844

3. Como que me quiero refriar: este es otro término que también fue utilizado por el ya antes mencionado humorista chileno, durante la misma rutina festivalera. En este caso, este término aparece cuando empiezan los primeros síntomas, específicamente cuando no se sabe si la cosa es resfrío o alergia, el chileno dice me siento mal, me duele la cabeza; como que me quiero resfriar.

4. Andar con los ojos como conejo: se refiere a las alergias más poderosas, esas que te irritan los ojos a tal punto que se ponen rojos, como los ojos de los conejos de color blanco. Si a usted se le ponen rojos, vaya al doctor, hágase ver.

Ojorojo

5. Tener los ojos como papa: significa que se hinchan tanto que casi no se pueden abrir. Si los ojos de conejo le llamaron la atención, de seguro tener los ojos como papa lo hará mucho más. Si usted alguna vez sufrió de alguna alergia crónica, en que sus ojos no se podían abrir de la hinchazón, sabrá perfectamente a lo que me refiero.

6. Andar con la nariz en la mano: Si usted es un asiduo consumidor de pañuelitos desechables, especialmente durante la “maldita primavera”, sabrá que de tanto sonarse la nariz o de tanto tratar de frenar esa maldita picazón, siempre tendrá esa sensación de que a usted se le cayó la nariz y que, por consiguiente, la lleva en su mano.

como-desinflamar-los-parpados

7. Andar con el estornudo vivo: Aquí la cosa ya se puso, por decir lo menos, incómoda. Todo antes del gran estornudo. Ese que se escucha a kilómetros de distancia dentro de un mismo recinto.

8. Tener la nariz como trompeta: cuando ya la cosa se puso infecciosa y pasamos del pañuelito a cajas de antibióticos, entre otras maneras de combatir el cuento, utilizamos esta expresión que claramente explica ese típico sonido que se produce, similar al de una corneta de cumpleaños cada vez que nos sonamos la nariz.

alergias

9. Tener la nariz como gotera: Algo menos crítico, pero no por eso de menor importancia es este estado, muy molesto, sobre todo en reuniones sociales, léase comidas de negocio, matrimonios u otros en que la nariz se convierte en una verdadera gotera. Así como a los perros cuando por resfrío se les moja la nariz a la intemperie y luego se enferman, en las personas ocurre algo similar. Un cambio brusco de temperatura y el goteo nasal es seguro. Ideal para salir en la noche.

10 Andar repartiendo bichos: Aquí la cosa ya se puso color de hormiga y no queda de otra que ir al doctor. Consultorios, hospitales y clínicas dejan en claro manifiesto este estado que, ya sea durante el invierno o la “maldita primavera”, son caldo de cultivo de una gran cantidad de bichos y bacterias que dejan a los más afectados para la historia.

Más sobre Cultura Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X