Remedios caseros chilenos: La tradición que todavía sobrevive en los meses más helados

Un recordatorio de las recetas de antaño para hacer frente a esos días muy fríos.

Guía de: Cultura Chilena

 

Cae la noche, se siente el frío y con ello, los clásicos malestares propios del invierno. Gente tosiendo encima de otros, niños arropados como hijo único, señoras con dolores de hueso y un cuanto hay que es casi imposible no darse cuenta. Pero ocurre que, mientras los hospitales, postas, clínicas y centros asistenciales están al rebalse de gente, donde muchos de ellos mueren esperando atención médica oportuna, existen una serie de remedios caseros chilenos que se han transmitido a través de los años.

A continuación, una lista con remedios basada en la tradición chilena que no pretende competir con las recetas médicas ni las recomendaciones de los profesionales de la salud -que tienen un respaldo científico-, pero que sí están arraigados en la cultura nacional:

1.- Cono de papel de diario: Es imposible no recordar ese maldito dolor de oído que a muchos niños o adolescentes alguna no dejaron dormir a causa de la punzante y dolorosa Otitis, que no es otra cosa que una infección al oído.

Para ello, existe un recordado remedio casero: El Cono de papel de diario. Toda una herramienta doméstica y que nuestras madres o abuelas solían utilizar para “solucionar” el problema. Según especialistas, esta solución no es la más adecuada si ya existe la infección, pues el daño podría ser mayor. Lo barato cuesta caro señores. Consulte a su médico.

cono de papel

2.- Frotar Mentholatum con papel de diario en el pecho: Este particular tratamiento era lo que se recomendaba cuando una persona sufría de bronquitis, enfermedad que queda en evidencia con la ruidosa tos.

3.- Usar un Calzón de lana Rojo: particularmente en este ítem, quizás, y digo quizá porque el rango generacional podría ser muy amplio, de aquellas que alguna vez lo usaron, a aquellas que directamente no. Pero dicen que las madres de antaño solían vestir con un calzón de lana rojo, completo y sin diseño, a sus pequeñas, cada vez que estas se enfermaban de cistitis. La efectividad en este remedio era que el rojo al ser un color cálido producía calor, lo que ayudaría en el “tratamiento de la cistitis. Ahora, ¿quién sabe si alguna vez realmente les resultó, pero si fuese así, por qué las tiendas de lencería no han posicionado algún calzón rojo de lana con diseño para tratar la cistitis en clientas que lo sufren? Curioso, porque la moda del Underwear (ropa interior) da para mucho.

4.- Papas en Rodajas: Aquí quiero detenerme con la siguiente reflexión: Si las papas en rodajas eran utilizadas para bajar la fiebre, posicionadas en la sien, en adultos, y en el centro del estómago en los niños ¿qué hacemos con el termómetro entonces? La función que hacen las papas en rodajas a los costados de la cabeza es absorber la fiebre cuando es muy alta, adultos por sobre los 50 años quizá recuerden alguna vez haberlas utilizado.

3-4-e1467681275868

5.- La Bolsa de té: en el caso de este ítem, la bolsa de té además de que era utilizada como secreto de belleza por señoras de la tercera edad para aminorar las ojeras, según dice la costumbre chilena del remedio casero, también podría ayudar para aliviar la conjuntivitis.

6.- Salmuera: se dice que la sal, además de ser un ingrediente clave en todo plato de la cocina chilena, también posee otras propiedades curativas. En este caso, la salmuera es ideal para personas que se encuentran con la garganta obstruida o, en buen chileno “el peshito tomao”. Su preparación es bien sencilla y no toma más de cinco minutos. En un vaso pequeño, ponga la mitad de agua tibia y una cucharada de té con sal o si no tiene, puede reemplazarla por bicarbonato, revuelva bien y haga gárgaras, luego escúpalo en su lavamanos.

Que-son-las-anginas-de-garganta-1

7.- Hojas de repollo: En este ítem, usted recordará los clásicos de Stallone como Rocky uno hasta el cinco, donde el pobre Silvester no paraba de recibir golpes de su oponente. Para esos moretones que no pasan desapercibidos, las hojitas de repollo podrían ser una alternativa a la falta de alguna crema de uso tópico. ¿Le dejaron el ojo en tinta? apele a las hojitas de repollo y ¡¡santo remedio!!

rocky

8.- Tina con agua fría y hielo: La tina era utilizada por los padres de antaño para bajar la fiebre que hacía viajar a marte a sus pequeños, muchas veces hasta el delirio. Una medida cruel por decir lo menos, pero muchos recordaran si visitaron la tina para la fiebre.

tina con hielo

9.- La Nuez Moscada y el diente de ajo: Si bien son dos ingredientes muy particulares y que a su vez se contraponen en la cocina chilena, también tiene un pasado farmacéutico y domiciliario. Cuando atacaba el resfrío, quienes eran propensos a las alergias y enfermarse fácilmente andaban con esta fina y perfumada mezcla colgando de su cuello. Hoy algunas farmacias, como la del patio azul, todavía venden la nuez para quienes son propensos a resfriarse o contraer alergias, que les dificultan la respiración, pero afortunadamente es posible encontrarla sin el diente de ajo. Como decían las viejas de antaño “¡La nuez y el diente de ajo, evitaba el refrió mijita!”

z_nuez_moscada

10.- Limonada con Jengibre: ya para suavizar y poner más actual esta lista de remedios caseros de antaño, recordaremos el uso del jengibre, que además de ser un ingrediente en el ceviche peruano, es también parte importante del refrigerador de los hogares chilenos. Su uso además de darle sabor al ceviche, también sirve en la limonada, por ser muy completo para descongestionar y levantar el ánimo. Ideal para salir a trabajar y tratar ese cruel y maldito resfrío. Su preparación es simple, cortar un trozo del brote de jengibre, sacarle la cascara, rallarlo y juntarlo a la limonada. Revolver y tomar como un vaso del mejor jugo. Se puede endulzar con un poco de miel.

limonada jenjibre miel

Más sobre Cultura Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X