Inicio » Cultura China » Equipo

El Festival de Medio Otoño y los pastelitos de la luna: Tradición china lleva sorpresas

Uno de los manjares más apetecidos por los chinos a mediados de otoño son los “Yuebing”, pastelitos que pueden ser de cualquier sabor, desde té verde hasta pescado.

El festival de Medio Otoño (en mandarín Zhongqiujie, 中秋节) es uno de los feriados más importantes de oriente, después del Año Nuevo Chino. Se celebra hace tres mil años, y ocurre en el decimoquinto día del octavo mes de calendario lunar. En términos simples: la octava luna llena del año, que en nuestro calendario gregoriano cae entre Septiembre y Octubre. Este 2014 se celebró el 8 de Septiembre.

pastelitos-luna-1

Las tradiciones son muchas. Entre ellas se encuentra la quema de inciensos, el encendido de faroles en las calles, de lamparitas luminosas que se elevan por los aires, las danzas del dragón de fuego, etc., aunque lo más importante es que se reúne la familia a observar la luna llena. En sus orígenes, este festival era un rito de adoración a la luna para celebrar el fin de las cosechas y se ofrecían sacrificios a la luna, pero obviamente eso ha desaparecido en las grandes metrópolis chinas.

Hoy lo que más hacen los chinos es celebrar comprando de forma masiva los “Yuebing” (月饼) o pastelitos de la luna, con el fin de regalarlos entre familiares y amigos. Su nombre está asociado a una leyenda sobre una diosa que vive en la luna, quien los fabricaría.

También conocidos en inglés como “mooncakes”, éstos son masitas de forma redonda y aplanada con grabados en relieve de las leyendas en torno al festival (luna, mujer, conejo…),  o caracteres que refieren a “longevidad” o “armonía”, o simplemente el nombre de la panadería o los rellenos.

pastelitos-luna-2La verdad es que son bastante más bonitos que sabrosos. En cierta forma, recuerdan a los caramelos de Harry Potter, que pueden ser de cualquier, CUALQUIER, sabor.  Los más comunes pueden ser de pasta de semillas de loto, o de pasta de porotos rojos o de sésamo negro, también hay de carne de cerdo asado junto con semillas y frutos secos, otros de yema de huevo de pato (la yema de huevo al centro del pastel simula la luna llena), de arroz glutinoso, frutas y verduras, té verde, chocolate, helado, pescado, y un largo etc.

Muchos de los extranjeros, al aceptarlos como regalos de amigos chinos, no pueden ocultar sus caras de disgusto al probarlos, por eso es mejor preguntar siempre de qué están rellenos, y así estar preparados.  Para evitar correr riesgos al comprar, es aconsejable buscarlos en algún Starbucks, aunque de esa forma se le quita todo lo “tradicional” al asunto, o -si se es más aventurero- simplemente cerrar los ojos y elegir al azar.

Más sobre Cultura China

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X