Mitos y verdades sobre la carne de perro en China: ¿Cuánto hay de cierto en lo que se difunde en Occidente?

La carne de perro no es un plato común en China, como muchos suelen pensar. De hecho, un 70% de los chinos dice nunca haber probado carne canina.

Guía de: Cultura China

Mitos y verdades sobre la carne de perro en china

 

Una de las preguntas que más me hicieron amigos y conocidos cuando regresé de China era si es verdad o no que allá se come perro. Mi respuesta: si y no. Es una verdad a medias, o un mito urbano al que todos contribuyen con “lo que vieron en TV” o lo “que escucharon”. Es por eso que decidí contarles los mitos y realidades sobre la carne de perro en China.

Pero antes de eso, la pregunta a responder es ¿Por qué se come carne de perro en China?

Desde tiempos antiguos, para los chinos, los perros eran considerados de dos formas: como comida y también como amigos. Los perros se podían enterrar junto a sus dueños fallecidos, para hacerles compañía en el más allá, pero también se sacrificaba a los perros para ofrendar a los dioses con su carne. Hace más de 4 mil años, el perro se consideraba uno de “los seis tipos de ganado”, que incluía caballos, vacas, ovejas, perros, cerdos y pollos. Incluso se puede encontrar escritos sobre la carne de perro en la obra de Mencio y otros libros históricos.

Alrededor del siglo X, con la popularización del Budismo en China, comer perro comenzó a considerarse algo negativo. El budismo no acepta comer ningún tipo de animal, pero particularmente condena matar al perro para comida, ya que considera que –al ser el perro fiel con su amo- matarlo produce un mal karma. Sin embargo, esto no terminó con la tradición, y a lo largo de los siglos que siguieron la carne canina continuó considerándose buena por su sabor y sus propiedades medicinales. Se cree que hace bien para el “yang” (el calor del cuerpo), por lo que ayudaría a la salud del hígado y a la masculinidad.

Mitos y verdades sobre la carne de perro en china

 

Vamos a derribar algunos mitos:

Mito: En todo China se come carne de perro

Realidad: Que haya un festival en China donde se come perro, no significa que todo el país lo hace. Debo recordarles que China es un país que bien podría ser un continente en sí mismo debido a su extensión, y decir que todos los chinos comen perro sería como decir que todos los latinoamericanos comemos Cuy. La tradición de comer perro se da solo en algunas provincias de China, como las sureñas Guangdong, Guizhou y Guangxi, y algunas del noreste, cercanas a Corea. En el resto del país, no es una costumbre.

Muchos chinos no comen esa carne por razones culturales. Por ejemplo, algunas etnias musulmanas como las Uygur y Hui, y los manchúes, quienes lo consideran un animal casi sagrado. En las grandes ciudades también es difícil encontrar carne de perro, ya que la gente los considera cada vez más como mascotas, y no como comida.  De hecho, según una encuesta de la ONG Humane Society International en junio de 2016, un 70% de los chinos nunca ha comido carne de perro y un 64% está en contra del Festival de Yulin (conocido en todo el mundo por la crueldad con la que se asesina a los perros para consumir luego su carne).Por último, la mayoría de los chinos con los que hablé mientras vivía en ese país, si bien algunos habían probado la carne de perro y/o comido más de una vez, me dijeron que no era una costumbre para ellos, ni nada que hagan con la mínima regularidad.

En definitiva, la mayoría de los chinos no come perro.

Mito: China es el único país donde comen perro

Realidad: Comer carne canina es común en varios países de Asia, como en Vietnam y Corea. En Taiwán fue prohibido en 2001 y en Hong Kong en 1954. En Vietnam y Corea es común encontrar muchos platos preparados con esta carne. Pero, para ir más allá, ¿sabían que hasta principios de Siglo XX se comía carne de perro en Alemania y Francia? Y en algunos pueblos de los Alpes Suizos, actualmente también es una tradición comer perros Rottweiler y de otras razas. Eso sí, la regulación local establece que los animales deben ser sacrificados de forma humana, sin dolor. En el norte de Canadá, Alaska e incluso algunas etnias de México también es aceptable comer carne de perro.

Mito: En los restaurantes te pueden engañar haciendo pasar la carne de perro por la de otro animal.

Realidad: La carne de perro en China es más cara que la de otros animales, por lo tanto es muy difícil que en un restaurant engañen a los comensales diciendo que la carne que se le sirve es –por ejemplo- de pollo. El pollo y el cerdo son los animales de cría más baratos en China. Quienes comen carne de perro lo piden especialmente y están totalmente conscientes de aquello.

Mito: En China se comen a sus mascotas

Realidad: La carne de perro que se vende en algunos restaurantes de China, es de razas criadas especialmente para este fin, y los chinos tienen muy clara la diferencia entre un perro de compañía y un perro destinado a la mesa. Según señala el medio China-Files, una periodista china de CNN señalaba que en el festival de Yulin, los mismos carniceros del festival tenían mascotas en sus tiendas. Las mascotas en china son súper bien cuidadas, e incluso en algunas ciudades se tratan con mayor fanatismo que en nuestro país: algunas personas llevan perros en coches de guaguas, las visten y les tiñen el pelo.

Para concluir, quería contar una pequeña anécdota: Recuerdo que un día un profesor nos llevó a un restaurant como invitación de fin de curso. De pronto llegó un plato de carne de perro, que él había pedido para honrar a sus alumnos con algo muy especial. Si bien algunos compañeros occidentales lo probaron, la mayoría lo rechazamos, aduciendo a que nunca nos comeríamos a nuestro mejor amigo. Eso dio para una larga conversación entre occidentales, musulmanes, budistas e hindúes. Ellos nos preguntaban cuál era la diferencia para nosotros entre comer perro y vaca, que es sagrada para ellos, mientras los musulmanes nos criticaban por comer cerdo, o cualquier animal asesinado con dolor. Finalmente es un tema cultural. Y si bien no puedo justificar atrocidades como las torturas que se realizan en el festival de Yulin, sí puedo entender el hecho de que algunas culturas coman carne de cualquier animal. Quienes están contra el hecho de comer carne de perro en sí, deberían también plantearse cuál es la diferencia con comer otros animales, en especial cuando ya sabemos cómo funciona la industria de la carne y los lácteos en occidente.

Más sobre Cultura China

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X