Inicio » Cultura Japonesa » Equipo

¿Cuál es el verdadero origen de los Ninja?

Por cientos de años los ninja fueron considerados guerreros sobrenaturales. Hoy, los ninja caminan por las calles del mundo derribando mitos y tratando de mantener viva una cultura milenaria.

Nací en los años 70, cuando las artes marciales en Occidente se transformaron en un verdadero boom. Elvis Presley las practicaba, un joven proveniente de Hong Kong llamado Bruce Lee se transformaba en ídolo del cine, y un blondo estadounidense era el chico rudo del momento bajo el nombre de Chuck Norris.

Pero sin duda fueron los misteriosos ninja los que fascinaron a miles de personas con sus dotes mágicas y su capacidad sobrehumana. La verdad es que el cine de artes marciales se dedicó por años a distorsionar la realidad de estas prácticas orientales y de sus protagonistas, siendo los aficionados a estas artes de combate los más afectados a largo plazo. ¿Por qué digo que fueron los amantes de las artes marciales los más afectados y no las artes marciales en general? Simplemente porque todo lo que hacía Hollywood no transformaba en lo más mínimo la esencia de las verdaderas artes marciales, ya que toda arte marcial con siglos de experiencia en sus bases es demasiado firme para derrumbarse por una moda comercial.

Ninjas

Foto: AFP

El kanji “nin” hace referencia entre muchas otras cosas a “resistir”, “perseverar” y “adaptarse”, mientras que el kanji “ja” significa “persona”.

Si a lo anterior le sumamos el desconocimiento de la gente y la falta de fuentes veraces y accesibles (recordemos que en los años setenta no existía la conectividad que disfrutamos hoy), muchos de los practicantes de artes marciales de la época terminaron entrenando cualquier cosa que ofrecía el mercado sin mayor cuestionamiento y devorando libros, revistas, cine y cintas VHS regrabadas una y otra vez con espectaculares secuencias de fantásticos personajes.

¿Pero quienes eran en realidad estos personajes que Hollywood mostró por años como encapuchados que caminaban sigilosamente por los techos y eran prácticamente invisibles e invencibles? Estos personajes en su mayoría eran personas de origen rural y popular del antiguo Japón, que estaban muy por debajo del estatus social del cual gozaban los guerreros samurai, y quienes se vieron en la obligación de aprender técnicas de combate y persuasión para poder sobrevivir a las hostilidades que estaban aconteciendo en su época.

El kanji “nin” hace referencia entre muchas otras cosas a “resistir”, “perseverar” y “adaptarse”, mientras que el kanji “ja” significa “persona”. El ser humano posee una capacidad de adaptación increíble que le ha permitido evolucionar y sobrevivir hasta nuestros días. De la misma forma el “ninja” (persona que resiste) ha caminado durante cientos de años con la evolución política y social de su entorno, con el fin mantener viva una cultura milenaria que tiene mucho que enseñar.

Origen de los ninja

A grandes rasgos, se habla de que el arte ninja pudo tener su origen primigenio con la llegada de militares chinos a la isla de Japón. Estos generales y jefes militares escapaban de sus perseguidores tras la caída de sus reinos, y encontrando refugio en la gran isla vecina mezclaron sus conocimientos con los de la población nativa quienes le dieron una muy buena acogida.

A diferencia de muchas tradiciones marciales, que tienen una fecha de fundación determinada, el arte ninja no posee una fecha establecida, ya que fue producto de un movimiento progresivo de contracultura que se adaptó paulatinamente para poder sobrevivir al orden establecido.

Por ejemplo, una de las más famosas escuelas ninja denominada Togakure Ryū, no se conoció como tal hasta tres generaciones posteriores. Su iniciador, Daisuke Togakure, fue un militar que tras ser derrotado perdió su calidad de samurai y escapó a las montañas de la actual ciudad de Kyõto donde encontró la sabiduría de un monje-guerrero chino llamado Kain Doshi.

Junto a este personaje, Daisuke Togakure aprendió nuevas formas de estrategia militar, sistemas de combate, observación de los ciclos de la naturaleza y control de las emociones. Es así como rompiendo los estrictos parámetros samurai que profesaba, logró expandir su conocimiento y ser la piedra inicial de una escuela ninja que sorprendentemente sobrevive hasta nuestros días gracias al intenso trabajo de Masaaki Hatsumi, el trigésimo cuarto Soke (heredero) de la tradición Togakure Ryū y de quien tendré el honor de escribir en la próxima columna de esta guioteca.

Más sobre Cultura Japonesa

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X