Inicio » Cultura Japonesa » Equipo

A un año de la catástrofe, ¿cómo la vive hoy Japón?

Un problema por el que pasa el país asiático tiene relación con mantener los estándares de vida pre terremoto, algo que para muchos ha sido en extremo difícil.

La televisión japonesa transmitió, ininterrumpidamente, los diversos actos de conmemoración a las víctimas del 11-03-2011, particularmente el llevado a cabo en Tokyo por el Emperador Akihito y el Primer Ministro Yoshihiko Noda.

Japón Fukushima

Foto: Agencias

Las calles japonesas lucen rostros tristes y caminos iluminados por linternas de papel encendidas para recordar a quienes murieron en el peor desastre que ha azotado al país del Sol Naciente en su historia moderna. Hace exactamente un año atrás, un terremoto de 9 grados sacudió las costas del norte de Japón, originando un tsunami que se arrasó con ciudades completas a su paso.

Este 11 de marzo a las 14.46 las principales ciudades japonesas hicieron un minuto de silencio en conmemoración a las más de 15.000 víctimas y 3.500 desaparecidos que dejó este desastre natural hace exactamente un año atrás. A pesar del tiempo transcurrido, las localidades más afectadas aún luchan por retomar la normalidad y lo que es peor aún, el país entero da la pelea por controlar la radiación producida tras las explosiones en la central nuclear de Fukushima, este último, el peor problema que enfrenta Japón por estos días.

Otro problema por el que pasa el país asiático tiene relación con mantener los estándares de vida pre terremoto, algo que para muchos ha sido en extremo difícil y más aún cuando la cesantía aumenta. Además, los sueldos parecen haber bajado considerablemente en algunas localidades. Pero la vida en el archipiélago sigue y la reconstrucción continúa a paso seguro, aunque un poco lento, debido al alto nivel de destrucción y al plan que sigue el Gobierno nipón, puesto que los enormes recursos monetarios y humanos están enfocados en crear soluciones a largo plazo con construcciones de altísima calidad y por sobre todo, seguras.

Historias especiales

Japón siempre ha tenido una conexión espiritual muy fuerte, especialmente con la naturaleza y hay dos hechos que marcaron este siniestro, el primero, es que apenas ocurrió la tragedia, el cerezo, árbol tradicional y muy preciado en ese país, comenzó su etapa de floración. Un acto que para muchos, simbolizó la necesidad de que el pueblo nipón se levantará y comenzara a renacer. El otro hecho curioso, es que pese a que la prefectura de Iwate fue devastada por el tsunami, hubo un árbol de pino “milagroso” que se mantuvo incólume luego de la gran ola, algo ni siquiera lograron las fortificadas edificaciones.

Asimismo, en Iwate se llevó a cabo una emotiva ceremonia en conmemoración a las víctimas, donde 1.000 violines construidos con maderas de casas arrancadas por el tsunami acompañaron al renombrado compositor Ivry Gitlis en un espectáculo cargado de emotividad.

En tanto, los templos nipones no dejaron de tocar sus campanas y realizar oraciones para dar consuelo a las familias siniestradas y conmemorar a las víctimas que perdieron la vida hace un año atrás.

Más sobre Cultura Japonesa

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X