Inicio » Cultura Japonesa » Equipo

El Metro de Tōkyō, laberinto urbano bajo la capital japonesa

Una enmarañada red de trenes subterráneos fue creada para poder conectar un gran porcentaje de la ciudad. Como verdaderas hormigas, diariamente los tokiotas recorren los túneles del Metro de Tōkyō, cuyas características principales explicamos en este artículo.

Insertarse en el Metro de Tōkyō es toda una experiencia para aquellos que no estamos acostumbrados a un sistema suburbano tan grande como éste. Siendo una de las redes más largas y congestionadas del planeta, esta increíble obra de la ingeniería se las arregla para funcionar con una exactitud sorprendente, a pesar de los millones de pasajeros que transporta en forma diaria.

Metro Tokyo

Foto: Guioteca

Para ver el mapa grande sólo pinche la foto.

Su primera estación fue puesta en marcha en el año 1927, dando el puntapié inicial a los trenes subterráneos en el continente asiático. Actualmente el Metro de Tōkyō está operado por dos grandes compañías como son Tōkyō Metro y TOEI, y entre ambas han logrado desarrollar 13 líneas con más de 270 estaciones. Esta es una de las razones por la cual pararse frente al plano del Metro de Tōkyō asusta a cualquiera; pero dejando de lado la diferencia idiomática, las megadimensiones de las estaciones y la cantidad de gente que camina de lado a lado, moverse por esta red bajo tierra no es extremadamente complicado.

1.- La barrera idiomática:

Si desconoces el idioma japonés, no te preocupes. El Metro de Tōkyō es uno de los pocos lugares no turísticos que tiene casi toda su plataforma de señalética traducida al inglés. Si te encuentras ante un plano del Metro totalmente en japonés no desesperes, siempre hay un plano traducido al inglés en algún lugar de la estación. Otra de las grandes ayudas para no depender del idioma nativo es la denominación de las estaciones por color, letra y número. De esta forma, si por ejemplo necesitas bajarte en la estación “Kokuritsu-kyōgijō de la Línea Ōedo”, será más fácil estar concentrado para bajar en la estación “E25” de color magenta.

2.- El tamaño de las estaciones:

Hay que acostumbrarse a subir y bajar infinitas escaleras estáticas y mecánicas, caminar hasta 20 minutos por extensos túneles para hacer una combinación de línea y a quedarse inevitablemente hipnotizado con los múltiples locales comerciales de sus mayores estaciones. Independiente de lo extensas que pueden llegar a ser las estaciones del Metro de Tōkyō, su fascinante fauna compuesta por acelerados japoneses y turistas con cara de “parece que no es por aquí” hace que la experiencia de viajar en este medio sea una divertida aventura dentro de la gran capital.

3.- La cantidad de gente:

Algunas estadísticas plantean que el Metro de Tōkyō transporta anualmente a más de 2.700 millones de pasajeros; comprenderán que por esta razón la disciplina oriental es fundamental para mantener el orden y la buena convivencia. En los vagones del Metro de Tōkyō está prohibido usar los ringtones de los celulares y es muy mal visto que alguien hable por teléfono; así que nuestros amigos tokiotas son unos verdaderos especialistas en el chateo a través de sus teléfonos móviles. Es usual subir a un vagón y encontrar al 40% de los pasajeros comunicándose mediante mensajes de texto, al 10% jugando en consolas portátiles (con el uso de audífonos) y al restante 50% durmiendo sentados uno al lado del otro. Lo que pasa es que la mayoría de los pasajeros recorren grandes distancias para llegar a sus trabajos o lugares de estudio, combinando diversos medios de transporte por largas y extenuantes horas.

Independiente de que en las horas normales los japoneses dan verdaderas clases de conducta cívica al entrar y salir de los vagones, la increíble aglomeración de gente en horas punta provocó la implementación de vagones diferenciados para hombres y mujeres en estos horarios; siempre existían algunos oportunistas que esperaban esta instancia del día para aprovecharse del sexo opuesto.

Y si por casualidad te encuentras en una gran estación a la hora más concurrida, es probable que veas en acción a los “empujadores”: funcionarios de la estación con guantes blancos que ante el caos hacen ingresar a presión a toda la gente. Aunque esta situación no es tan común en el Metro de Tōkyō, sí lo es en las estaciones de tren que conectan con este transporte suburbano como verás a continuación.

Más sobre Cultura Japonesa

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X