Inicio » Cultura Japonesa » Equipo

La feroz presión a estudiantes japoneses para lograr el éxito

Las familias japonesas ven la educación como, prácticamente, el único camino al éxito, es por ello que los padres presionan a sus hijos a ser los mejores alumnos.

 

Mientras que en Chile sufrimos, desde hace ya bastante tiempo, una explosión de demandas por parte de los estudiantes en pro de una educación “de calidad y sin lucro”, los alumnos japoneses viven una realidad diametralmente diferente con una sistema educativo del más alto nivel, pero que arrastra un problema que la sociedad japonesa esconde bajo el tapete, aunque es innegable en una población que exige a los niños desde pequeños para alcanzar un futuro exitista.

Chile y Japón cuentan con la misma cantidad de años escolares, ya que la educación formal consta de 12 años en total, los niños comienzan a asistir a clases a los 6 años de edad y existe la educación pública y privada. Hasta acá, las únicas similitudes, porque todo lo demás que rodea al sistema de educación nipón no tiene parangones.

Estudiantes japoneses

Foto: Agencias

Las familias japonesas ven la educación como, prácticamente, el único camino al éxito, es por aquello que los padres presionan a sus hijos a ser los mejores alumnos, ya que sólo ellos llegan a buenos colegios y posteriormente a universidades de prestigio. Además, en el mundo laboral, las empresas dan mucho énfasis en la contratación de profesionales provenientes de instituciones mejor rankeadas.

Presión desde los 5 años

Asimismo, en Japón existen exámenes de ingreso desde los primeros años escolares y por esta razón, los niños son presionados desde los 5 años de edad a cumplir con varios conocimientos para quedar en una buena escuela. Por ejemplo, en el país asiático es muy común que los pequeños de esa edad entren a la primaria sabiendo leer, escribir y realizando operaciones matemáticas.  Además, una vez en clases, suelen pasar casi todo el día en el colegio, porque pese a que las clases terminan a las 15.00 horas, suelen tener actividades extraprogramáticas (obligatorias) todos los días, especialmente, deportivas y los fines de semana se sumas prácticas y torneos (sábados y domingos).

El ingreso a la secundaria no es diferente, la competencia por entrar a los mejores colegios y por obtener los primeros lugares de las promociones es descarnada, esto porque sólo los mejores suman puntaje para su ingreso a la educación superior. Por lo mismo, muchas familias recurren a las clases extra, sumando más carga académica a los alumnos, es decir, van al colegio de 8.00 a 17.00 horas y luego a las clases complementarias de 18.00 a 21.00 horas, todo un desafío.

Como pueden ver, en general, los jóvenes nipones dejan poco espacio al esparcimiento y eso pasa la cuenta a una sociedad que sufre por los suicidios de ese rango etario, claro que ese tipo de cosas no sale mucho en la prensa y por lo general se ocultan a la opinión pública, principalmente, porque existe mucho respeto por las familias que pasan por aquello.

Más sobre Cultura Japonesa

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X