Inicio » Cultura Japonesa » Equipo

Origen de Japón, mitología (I)

Cada cultura tiene su propia mitología de la creación, la cual pasa de generación en generación para plasmar las raíces de un pueblo y develar el origen divino de su nacimiento. Hoy los invitamos a conocer cómo se creó la isla de Japón según la religión y sus historiadores.

En lo más profundo de la germinación de la diversas culturas alrededor del planeta, siempre existe un espacio mitológico que nos entrega una explicación con respecto a cómo se crearon todas las cosas: el ser humano, las montañas, los mares, los cielos y toda la naturaleza que rodea la vida de un pueblo.

Aunque duela decirlo, últimamente Japón se ha visto impactado por el manto de la muerte y por tal razón esta columna está dedicada al nacimiento; al origen desde un punto de vista mitológico, de un Japón que fascina por sus historias, sus deidades y su relación con la existencia humana.

En la actualidad, la geografía de Japón esta constituida básicamente por cuatro islas principales: la norteña isla de Hokkaidou, la central isla de Honshuu, la tercera isla más grande Kyuushuu y la más pequeña Shikoku. Junto a estas cuatro islas que conforman más del 95% de la superficie total del país, existen miles de islas menores que se unen para dar vida a lo que Japón es hoy en día.

Origen de Japón

Foto: AP

La cultura japonesa en su esplendor.

Pero… ¿cómo fueron los orígenes divinos de estos territorios sobre el mar? Lamentablemente no existe un testigo que haya hablado directamente con los dioses y que nos pueda transmitir boca a boca, por medios masivos o redes sociales, el origen de Japón. Para entender esta génesis hay que remontarse a textos escritos como el “Kokiji”, un texto que se publicó en el siglo VIII y que por supuesto está elaborado por hombres e influenciado por la religión, las costumbres y los poderes políticos de la época. Independiente de esto, tratemos de no perder el misticismo que las historias de creación siempre desean transmitir y entendamos que 13 siglos atrás la forma de explicarse las cosas y comunicarlas al pueblo eran bastante diferentes.

Como soy un simple amante de la cultura japonesa, y no un reconocido historiador de la cultura nipona, trataré de explicar lo más simplemente posible lo que he aprendido sobre el nacimiento de Japón. Según el Kokiji, cuando los dioses del escalafón más alto del Cielo decidieron que era tiempo de darle forma a la Tierra, que aún era una masa espesa y oscura, enviaron a un dios llamado Izanagi y a una diosa de nombre Izanami a crear todo lo que estuviera bajo el Cielo.

Les entregaron una lanza sagrada recubierta de piedras preciosas y les encomendaron la misión de ser los procreadores de absolutamente todo lo que conocemos. Ambos dioses bajaron a un puente entre el Cielo y la Tierra y agitaron la lanza en el magma hirviendo hasta lograr una marea salada correspondiente a los actuales océanos. Al levantar la lanza, las gotas que cayeron desde su hoja se solidificaron y formaron la isla de “Onogoro”. Una vez creada la isla, Izanagi e Izanami descendieron desde las alturas para habitar su nuevo hogar. Sobre Onogoro, los dioses construyen una sala que mira hacia ocho direcciones (puntos cardinales) y una columna que conecta el Cielo con la Tierra, transformando esta primera isla en el centro del mundo y en el hogar donde nacerá Japón y los nuevos dioses que regirán la vida de todos los mortales.

Hoy Japón es una nación consolidada que posee una población que supera los 120 millones de habitantes, solamente su capital Tokyo alberga a más de 30 millones de personas. Aunque hayan pasado cientos y cientos de años desde la creación del mito de Izanagi e Izanami y aunque la juventud japonesa este cada vez más sedienta de la cultura occidental, Japón sigue siendo un lugar místico casi de película, donde nunca sabrás si al recorrer su geografía estarás siendo observado y juzgado por esos dioses que nacieron para quedarse por siempre entre los mortales.

Más sobre Cultura Japonesa

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X