Conozca al verdadero Jordan Belfort: El “Lobo” de Wall Street

El personaje interpretado por Leonardo DiCaprio está basado en un personaje real, del mismo nombre, que conquistó Wall Street antes de caer en desgracia.

Guía de: Curiosidades

Electrizante, amena, sórdida, entretenida e irónica son algunos de los conceptos esgrimidos por la crítica especializada al referirse a la cinta “El lobo de Wall Street”, pieza audiovisual dirigida por Martin Scorsese, la cual se basa –aunque muchos no lo crean- en hechos reales a partir de la novela del mismo nombre escrita por Jordan Belfort, el auténtico “lobo” de Wall Street.

En la película, Leonardo DiCaprio da vida a este multimillonario corredor de bolsa al que le encantaban las mujeres, el sexo, fama, glamour y por supuesto la riqueza. Todo un personaje, sin embargo, cabe preguntarse ¿quién es realmente Jordan Belfort? Esta es su historia.

Lo más curioso de todo su actuar es que Belfort -en un comienzo- iba a estudiar odontología, sin embargo, al ingresar a la universidad a estudiar esta especialidad optó por retirarse debido a que los docentes le dijeron que la época para ganar dinero con dicha carrera se había acabado. Eso marcaría su perfil en cuanto a su adicción al dinero y el respectivo ingreso al mundo de las ventas. Tan sólo tenía 22 años cuando llegó a trabajar en Wall Street.

Foto: Internet

Belfort fue uno de los personajes más extremos que se han podido ver por Wall Street. Durante 1987 aterrizó en el mundo de las finanzas y en sólo un año consiguió hacerse con el control de Stratton Oakmont, agencia donde se vendían bonos basura utilizando todo tipo de técnicas injustas, deshonestas y fraudulentas.

Se hizo famoso por montar fiestas monstruosas en la misma oficina de la compañía, seguido de ser un adicto a la prostitución y a las drogas. “Las escenas sobre drogas, prostitutas, los asistentes de ventas y sexo en la oficina… Eso, es totalmente cierto”, confiesa Belfort a The Hollywood Reporter.

Además, hizo historia por comprarse uno de los yates más lujosos del mundo que originalmente iba a ser para Coco Chanel. Posteriormente, su embarcación –la cual llevaba el nombre de su segunda esposa- naufragó en la costa de Cerdeña en circunstancias bastante extravagantes por una errada decisión de él.

En su época “de oro”, Belfort fanfarroneaba respecto que ganaba más de 50 millones de dólares al año. Hecho – que aunque cueste creerlo- era verdad. En un sólo día y en alrededor de tres minutos, conseguía algo más de 12 millones de dólares por lo que llegó a estar en el ojo de la mafia. Sin embargo, su ruina fue llamar la atención del FBI, finalmente en 1998 fue imputado por estafa y blanqueo de dinero.

Asimismo, el ex broker reconoció los cargos y colaboró con el FBI. Sólo pasó 22 meses en prisión, pero fue condenado a devolver 100 millones de dólares a los accionistas a los que había estafado. Todavía está pagando parte de la deuda.

Tras esto, Belfort dejó las drogas, pidió perdón y se volcó en la redacción de dos libros donde cuenta su auge, ‘El lobo de Wall Street” y su caída, “Atrapando al lobo de Wall Street”. La idea de este nuevo emprendimiento comercial nació en la cárcel por incentivo de otro preso que le propuso el proyecto. Actualmente, los beneficios de ambos libros le han permitido librarse de buena parte de su deuda.

En declaraciones al medio “The Telegraph”, Belfort reconoció que era emocionalmente inmaduro, inseguro y tenía una predisposición a buscar la gratificación instantánea: “Quería siempre lo mejor, la suite presidencial, el Ferrari, una casa en la playa, la rubia más despampanante, el vino más caro, un yate…Quería ser el rico de Wall Street definitivo”.

El “Lobo” en la actualidad

En declaraciones emitidas al portal “The Insider”, Belfort asegura que respecto de la película tiene sentimientos encontrados. Debido a que por un lado siente que Di Caprio encarnó su papel con mucha energía, pero a su vez se encuentra molesto con el actor porque cree que lo usó sólo para hacer dinero con su historia y no le ayudó en su carrera cinematográfica después de toda la colaboración que obtuvo de su parte.

Actualmente, Belfort vive en un hogar modesto, una propiedad de tres habitaciones en un área relativamente económica de Los Ángeles, y de los viejos tiempos sólo conserva un reloj Bulgari de 9.000 libras y el cuadro que tenía en el dormitorio de su antiguo yate. “Las personas tienen derecho a redimirse. He cometido algunos errores terribles. Pero un leopardo puede cambiar sus manchas”, consignó a “The Hollywood Reporter”.

Por su parte, el ex-empresario espera que la película sirva de lección para mantener la ética y la integridad en el quehacer profesional. Hoy y tras ver caer su imperio basado en grandes estafas se dedica a dar charlas motivacionales y finanzas. ¿Ejemplo a seguir o villano?

Entrevista al verdadero “Lobo de Wall Street”:

Trailer de la cinta “El lobo de Wall Street”:

Más sobre Curiosidades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X